Furioso tras las PASO: el insulto de Luis D'Elía para sus "compañeros"

Furioso tras las PASO: el insulto de Luis D'Elía para sus "compañeros"

El dirigente piquetero fue durísimo con el presidente, contra la agrupación kirchnerista y sorprendió al pedir cambios de ministros. Su análisis de la dura derrota del peronismo. Trató de pelotudos a quienes creían que "una vacuna era un voto a favor".

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La contundente derrota del kirchnerismo en las elecciones PASO de este domingo, produjo la reacción de varios "aliados" al Gobierno nacional, entre ellos, el dirigente piquetero Luis D'Elía, quien no ahorró críticas hacia la gestión de Alberto Fernández y La Cámpora e incluso sorprendió pidiendo cambios en el Gabinete.

En una extensa columna en su programa de radio, comenzó manifestando: "Tuvimos una durísima pandemia, 110 mil muertos, quizás una de las tragedias más grandes de la historia argentina, con la que algunos especularon. Decían que si vacunábamos iban a ganar las elecciones. Algunos compañeros soslayando el grave retroceso económico me gritaban en la cara ‘una vacuna un voto’: pelotudos".

Y agregó: “En un año solo dimos cuatro IFE, nada más. Y encima prometimos que había que terminar con el millón de planes”

D'Elía recordó, además, que una semana antes de las PASO fue a distintos comedores del Conurbano Bonaerense y que allí vio gente que sólo tenía "odio y bronca"

“A mi no me cerraba lo que me decían los pobres con lo que sucedía con la campaña. Acá hay un grave problema económico. No se puede servir a dos patrones. O se sirve a la oligarquía o se sirve al pueblo. Necesitamos dos años de superávit primario y ¿saben cómo se hace?, haciéndole tibia y peroné a aquellos que contrabandean, a los que fuga y lavan”, sentenció.

Asimismo, brindó las posibles soluciones para mejorar la gestión de Gobierno: “Hay que poner en la mira a dos sectores, al sector agroexportador que evade en la Argentina entre 40 y 50 mil millones de dólares al año y al sector financiero que vive especulando con la moneda en detrimento de la sociedad argentina. Esa cosa hay que hacerlo y es Alberto el que se tiene que poner en la cabeza de esto sin dudarlo”.

“Un error grave fue haber hecho listas únicas, habernos negado a hacer las PASO. En realidad deberíamos haber tenido varias listas. Lo dije muchas veces. Tendríamos que haber tenido cuatro listas potentes pero hicimos listas únicas y hay responsables de esto”, añadió.

Respecto a La Cámpora, resaltó: "Los quiero mucho a los pibes de La Cámpora, pero hay que cortarla con el sectarismo que tiene una naturaleza excluyente, hegemónica, que margina a miles de compañeros. Quiero ser respetuoso del compañero (Andrés) Larroque, pero ¿por qué tiene que ir la hermanita en una lista y no puede ir un dirigente de un movimiento social? Casi que no hay dirigentes sociales en las listas nacionales, faltan más dirigentes sindicales, falta más pueblo en las listas. Es una barbaridad”. 

“Nos llevaron a listas únicas a patadas en el culo. La Cámpora tiene que abandonar de una vez y para siempre su actitud sectaria, hegemónica, excluyente, de maltrato al resto de los sectores”, argumentó y recordó que su partido MILES fue convocado para integrar el Frente de Todos y La Cámpora “rompió el acta y la tiraron a la basura”.

“A pesar de que estuve preso por ser leal a Néstor y Cristina, La Cámpora no me dejó formar para el Frente de Todos, no me dio ni un consejero escolar. Ahí están los resultados, porque lo que nos hicieron a nosotros se lo hicieron a todas las agrupaciones”, sumó.

“A pesar de todo, yo no soy un militante del bajón y de la derrota y vengo a ofrecer mi corazón, vengo a decirles cambiemos de actitud y estrategia, convoquemos a los mejores compañeros. ¿Qué hacemos que Aníbal Fernández no es jefe de Gabinete? ¿Qué hacemos que no lo llamamos a Amado Boudou como ministro de Economía?. Basta del marketing trucho, basta de ser extremistas de la moderación. Por ser extremadamente moderados y tibios, hemos perdido el apoyo del pueblo. La gente está enojada y quiere actitudes contundentes a la hora de conducir el Estado argentino”, agregó.

Y concluyó: “Si ganábamos, ganaban Alberto y Cristina y si perdíamos, perdían los dos. Deberían hacerse hoy una profunda autocrítica, arrancar esta hoja, empezar de nuevo y convocar al resto de los sectores”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?