Sin palabras: la propuesta kirchnerista para seguir ahogando a los argentinos

Sin palabras: la propuesta kirchnerista para seguir ahogando a los argentinos

El kirchnerismo pretende derrumbar cualquier sueño de una Patria Grande que realmente nos contenga a todos con trabajo y condiciones dignas de vida. En un país devastado, pensar en más impuestos, es tirar un poco más de la soga hasta dejarnos sin aliento.

Andrés "Peti" Lombardi

Por Andrés Lombardi
Presidente de Cámara de Diputados de Mendoza

La sensación de no poder respirar va ganando los espacios de cada rincón de esta Argentina quebrada, ahogada. Sí, ahogo. Esa es la palabra justa que describe lo que sentimos muchos argentinos y lo que pretende evidentemente el kirchnerismo para terminar de derrumbar cualquier sueño de una Patria Grande que realmente nos contenga a todos con trabajo y condiciones dignas de vida.
En un país devastado ya no sólo por la pandemia y sus efectos, pensar en más impuestos, es tirar un poco más de la soga hasta dejarnos sin aliento.

Argentina es uno de los países con mayor presión tributaria del mundo y aun así, la precandidata a diputada nacional por el Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, expone como propuesta más impuestos para las empresas. Parece una broma de mal gusto, pero no lo es. Es parte de la naturaleza, de la filosofía propia de un kirchnerismo desalmado cuyo único modelo de país, es el del empobrecimiento. Del otro, claro.

Más impuestos para el sector productivo es sinónimo de pérdida de fuentes de empleo, de ausencia de inversiones, de cierre de empresas, de más y más y más pobreza. Pero  también es sinónimo de más recursos para más asistencialismo. Asistencia de un Estado que cada vez tiene más asistidos y ni una sola política pública para sacarlos de esa cruel estadística que muestra que la mitad del pueblo argentino es pobre.

La única forma que Argentina tiene de cambiar el rumbo es precisamente el camino inverso. Disminuir gradualmente los impuestos para generar desarrollo económico y con ello empleo en blanco, recuperando la cultura del esfuerzo y del trabajo. 

Los mendocinos lo sabemos bien, porque somos distintos. Porque pese a todo, en esta, nuestra Patria Chica, no se aumentó un solo impuesto e incluso se rebajaron tributos a quienes peor la pasaron en este año y medio de pandemia; porque apuntamos a capacitar a nuestros jóvenes; porque estamos al lado de quien invierte devolviéndole parte de ese esfuerzo con acciones concretas como Mendoza Activa; porque apostamos al futuro con el desarrollo de nuevas tecnologías y porque tenemos claro que Estado y privados, codo a codo, son la amalgama justa para crecer.

Un Estado que asfixia, que aplasta y que destruye el tejido social y económico, es un Estado estúpido que no comprende que cuando no quede nadie a quién asfixiar, sólo le quedará apagar la luz.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?