Polémico: no se invirtió ni un peso del impuesto a la riqueza en urbanizaciones

Polémico: no se invirtió ni un peso del impuesto a la riqueza en urbanizaciones

Los más de 22.000 millones de pesos provenientes del Aporte Solidario Extraordinario a las Grandes Fortunas que están destinados a la urbanización de los miles de barrios populares de la Argentina, hasta ahora no se han utilizado en ningún proyecto y prácticamente están paralizados.

MDZ Política

MDZ Política

Pese a las promesas y la premura del Gobierno nacional, los más de 22.000 millones de pesos provenientes del Aporte Solidario Extraordinario a las Grandes Fortunas, conocido popularmente como el Impuesto a la Riqueza, que están destinados a la urbanización de los miles de barrios populares de la Argentina, hasta ahora no se han utilizado en ningún proyecto y prácticamente están paralizados sin fines concretos.

Este impuesto aprobado por ley en diciembre pasado y que implicó el cobro por única vez de entre 2 y 3,5% sobre los patrimonios que superen los 200 millones de pesos, recaudó hasta la fecha alrededor de 230.000 millones de pesos, de los cuales el 15% tuvieron como destino la mejora de la calidad de vida en los barrios populares a través del Fondo de Integración Socio Urbana (FISU) creado en 2018 y que también se nutre con la recaudación del Impuesto PAIS.

Según un informe del programa Verdad / Consecuencia, del canal TN, hasta el momento el FISU posee 33.000 millones de pesos netos, de los cuales 22.000 millones corresponden al Aporte de las Grandes Fortunas. "Sin embargo, no hay ningún gran proyecto en ejecución", resaltaron las conductoras Luciana Geuna y María Eugenia Duffard.

"De los 4400 barrios populares (villas de emergencia) en la Argentina, solo 74 tienen algún proyecto entre comprometido y pre ejecutado, lo que implica el 15% de lo recaudado en el FISU. Sin embargo, apenas están aprobados de palabra y no hay nada en construcción", añadieron.

María Eugenia Duffard y Luciana Geuna dando detalles sobre la subejecución del FISU.

Para graficar esta situación, dieron dos ejemplos concretos. Un proyecto de conexión intradomiciliaria de agua potable y puesta en valor de un SUM comunitario en el barrio San Fermín, de la localidad bonaerense de Luján, está aprobado por 24 millones de pesos y las obras debían comenzar el 9 de abril para finalizar el próximo 9 de octubre. Pero a dos meses, el nivel de avance en los trabajos es cero por ciento.

Similar panorama presenta un proyecto de equipamiento comunitario y playón deportivo en el barrio Santa Rosa, de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, Córdoba: con un presupuesto asignado de 11 millones de pesos, ha presentado un magro avance de ejecución del 5% pese a que la fecha de finalización está programada para el 15 de septiembre.

Cabe mencionar que el FISU está a cargo de la Secretaría de Integración Sociourbana, cuya titular es Fernanda Miño, una dirigente social muy vinculada al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) de Juan Grabois.

Lo más insólito fue la respuesta de la secretaría comandada por Miño, concluyeron Geuna y Duffard: "Aseguran que la plata recién la reciben, lo cual no es así porque se captan fondos desde el año pasado con el impuesto PAIS. También dicen que están preocupados de que el próximo año no tengan tanta plata, por lo que deben analizar minuciosamente dónde destinan los recursos".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?