Presión por las listas: al fin, los radicales coinciden en algo

Presión por las listas: al fin, los radicales coinciden en algo

El martes se produjeron una serie de encuentros en el que fueron protagonistas, de manera indistinta, Facundo Manes, Gustavo Posse, Gerardo Morales y Maximiliano Abad. Los desacuerdos persisten pero hay algo que los unifica. No quieren injerencias foráneas en Buenos Aires, como sufre el PRO.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La presencia del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, en la política bonaerense activó múltiples rechazos, tanto de sus correligionarios radicales como los de los aliados del PRO y el Peronismo Republicano que también están negociando entre sí.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, se reunió esta semana, por separado, con Facundo Manes y con  Morales, en su intento de conseguir algún tipo de acuerdo con los referentes partidarios contra los que compitió en las pasadas elecciones internas de marzo pasado. 

"Todo bien con Gerardo, entendemos que pretenda tener mayor inserción territorial en la Provincia, pero de ahí a querer imponer condiciones me parece que se desubica", dijo una fuente cercana a la conducción del radicalismo bonaerense. En este sentido, pero desde una postura mucho más personal, a Posse no le gustó nada su pedido de que deponga su precandidatura que podría desembocar en una merma de votos para Manes. "No le pedí nada ni tampoco me pidió nada", dijeron cerca del gobernador como respuesta típica. 

Gastón Manes, el hermano que interviene en la actividad partidaria directamente, escuchando y explicando los pasos de su hermano Facundo como novedad política, y Abad creen que las conversaciones que vienen encarando con todos los sectores de Juntos por el Cambio potenciará su propuesta electoral.

En estos momentos es muy fuerte el rumor de un acuerdo político con el peronista Joaquín De la Torre, jefe político de San Miguel y con aliados de peso en la coalición opositora. Y, por supuesto, no descartan una drástica decisión de Jorge Macri, quien a través de redes no impidió la difusión de que es "más Jorge que Macri"

Los intendentes PRO no creen que tome semejante decisión, pero por ahora sus afiches con candidatos locales en varios municipios provocan incomodidad en la Ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta trata de convencer y contener a los que aún no acordaron con Diego Santilli. Por ejemplo, Emilio Monzó, que empapeló con un color salmón su mensaje inicial, ahora colgó banderas con la leyenda del diálogo pero con el típico color amarillo PRO. 

Los dirigentes monzonistas en su mayoría son peronistas y vecinalistas que nunca tuvieron relación con los radicales. El ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación tiene muchas dificultades para convencer a los propios en su deseo de acompañar al neurocientífico radical.  

Más allá de estos "ruidos propios de un cierre de lista complicado", como dijo diplomáticamente uno de los operadores todo terreno más activos, creció la impresión de algunos acuerdos mínimos pero no por eso menos importantes. Sería un hecho que los intendentes de Juntos por el Cambio no tendrán competencia interna para determinar candidatos locales, tal cual pretendían los "territoriales" para fidelizar el voto de todos los que acompañarán a Santilli.

"No es momento de pelearnos por todo y con todos. Tenemos que llegar juntos al 2023 y los intendentes son nuestra mayor fortaleza en la Provincia", dijo uno de ellos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?