De Marchi dio una fuerte señal de ruptura dentro de Cambia Mendoza

De Marchi dio una fuerte señal de ruptura dentro de Cambia Mendoza

Una asamblea del PRO autorizó a negociar con otros frentes electorales por fuera de la coalición que mantienen con la UCR, a días del cierre de las alianzas y cuando la discusión por los lugares en las listas está estancada. La cumbre que podría alumbrar una tercera fuerza competitiva.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

A pocos días del cierre de la presentación de los frentes electorales, la tensión dentro de Cambia Mendoza por los lugares en las listas va en aumento. Este jueves el PRO aprobó por unanimidad una resolución que habilita a sus representantes a integrar otros frentes electorales que no necesariamente incluyan al que desde hace seis años conforma con el radicalismo, en una clara advertencia de que, en caso de no llegar a un acuerdo interno, la coalición oficialista podría romperse.

La decisión se tomó en una asamblea partidaria realizada en horas de la tarde, en la que se terminó aprobando que dos dirigentes de confianza de Omar De Marchi, el presidente del Consejo Provincial, Álvaro Martinez y el intendente de Luján, Sebastián Bragagnolo, “en forma conjunta o individual suscriban alianzas electorales con partidos o frentes afines”. La novedad es que después de asambleas de este tipo realizadas durante los últimos cinco años, esta es la primera vez que el PRO mendocino abre desde el punto de vista institucional el juego para hacer acuerdo electorales por afuera de Cambia Mendoza.

La señal que quiere dar De Marchi es clara. El diputado nacional puja dentro de la alianza por mejorar el reparto de los espacios para el PRO y viene chocando contra el muro que le construyó Alfredo Cornejo para que no avance. El lujanino quiere conseguir en el reparto dentro de las listas el mismo resultado que, está convencido, obtendría en caso de presentarse a competir por afuera de la coalición oficialista.

Mauricio Macri lo instó a acordar, pero también a no dejarse licuar por el radicalismo y lo alentó, en caso de no llegar a un acuerdo, a la construcción de un tercer frente electoral que representa un peligro latente para la perfomance electoral de Rodolfo Suarez. Consciente de que integra una coalición electoral mas que una de gobierno, De Marchi cree que en esta instancias es donde la UCR tiene que negociar. 

Afuera lo están esperando y no se produjo una foto de altísimo impacto de casualidad. En el lote de las terceras fuerzas que están buscando asomar la cabeza en estos comicios, está entre otros la dupla que conforman Marcelo Romano y Mario Vadillo, que apuesta a una ruptura de De Marchi, para luego convertirlo en candidato a senador nacional por ese sector.

Uno de estos dirigentes, Romano, estuvo en La Barraca en una reunión muy particular. Sentados en un mesa de One Cofee en ese centro comercial, discutieron con el PD, encabezado por Gabriel Llano, con el Mendoexit, Hugo Laricchia, con la Coalición Cívica, Marcos Cuatrini y Gustavo Gutiérrez, la alternativa de la construcción de una gran tercera fuerza por afuera de la UCR y el peronismo. Estuvieron esperando que en algún momento que De Marchi se sumara, como así también Carlos Ianizzoto y Jorge Difonso. Pero eso no sucedió. Sin embargo, la posibilidad del armado de una tercera opción electoral competitiva, ante la crisis interna de Cambia Mendoza, tomó este jueves un vuelo inesperado. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?