En búsqueda de la primavera "feliz"

En búsqueda de la primavera "feliz"

La semana pasada, Argentina alcanzó un récord de vacunación al inocular a 1 de cada 20 personas en 7 días. Por la bajo, el Gobierno se anima a hablar de la inmunidad de rebaño.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

Al compás de la campaña y la regularidad en la entrega de vacunas, el Gobierno nacional logró la última semana aplicar 2.430.000 dosis. Más del 5% de la población recibió una vacuna. Uno de cada 20 argentinos. El viernes su superaron las 460 dosis en un día. Ayer casi 400 mil, inédito para un sábado. Hay un stock de casi 4 millones de dosis para aplicar, de las cuales más de 2,8 millones están en las provincias.

A comienzos de agosto más del 70% de los mayores de 18 tendrán al menos una dosis. 30% contarán con la pauta completa. Asimismo, en el ministerio de salud aseguran que durante el mes próximo la prioridad serán las segundas dosis. Los que tienen Sinopharm ya la reciben entre los 21 y 28 días de la primera dosis. Los que se aplicaron AstraZenaca lo harán a las 8 semanas. Y los que se dieron Sputnik V quedaron a la espera de los ensayos que determinarían la combinación o combinaciones posibles para cumplimentar la pauta vacunatoria también en 8 semanas. Eso implica que se descuentan los problemas en el abastecimiento del segundo componente de la vacuna rusa, aún con la eventual culminación del proceso de fabricación local a partir de las próximas semanas.

La inmunidad de rebaño esperan alcanzarla en la primavera próxima

En este contexto, con los cambios de humor que traerían aparejados las aperturas, limitaciones a los cierres existentes y la vuelta a una casi normalidad “prepandemia” (con gente en los estadios de fútbol; recitales; fiestas de cumpleaños y casamientos; entre otras cosas); el gobierno espera capitalizar y recuperar parte del voto perdido tras la angustiosa y delicada situación socio económica que la gestión de la pandemia le imprimió a la dinámica de vastos sectores sociales. La inmunidad de rebaño esperan alcanzarla en la primavera próxima. La esperan con mucha ansiedad. La necesitan. Aunque nada borre de lo realizado hasta acá, les permitirá levantar una bandera de todas las que fueron arreadas en medio de la pobre y defectuosa administración de la pandemia que depositó al país entre los peores del mundo al momento de transitarla.

Igualmente, el vacunatorio “vip”; los que se saltaron la cola para llegar antes e inmunizarse a tiempo y la apropiación indebida del bien más escaso en pandemia que es la vacuna por parte de los que se sirvieron del Estado para ello; no será borrado. Tampoco olvidado, aunque con el tiempo y la memoria frágil de una sociedad que vive el hoy, todo pase. Cómo el capítulo Pfizer. O para ser más preciso: las vacunas fabricadas y aprobadas en Estados Unidos. Incluye Moderna y Janssen. Ese capítulo tampoco será olvidado. Quizás sea el que mejor explique la falta de gestión y pericia en la compra a tiempo del único salvoconducto para salir más temprano y con menos secuelas y consecuencias, de una pandemia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?