Pasó de operar para Amado Boudou a cerrar un acuerdo con Máximo Kirchner

Pasó de operar para Amado Boudou a cerrar un acuerdo con Máximo Kirchner

Los interrogantes del desembarco de Juan Zabaleta en el Ministerio de Desarrollo Social. Un sobreviviente de la política que siempre fue superando obstáculos como ser el operador de Amado Boudou. Ahora le tocará lidiar con el camporismo y las organizaciones sociales ¿Entregó Hurlingham?

Beto Valdez

Beto Valdez

“A casi nadie le queda claro cuál es el negocio político de Juanchi, tanto trabajo para ser un Barón del GBA y ahora se lo deja a La Cámpora y encima se va al ministerio más loteado y con más fricciones del gobierno”, comenta un intendente del PJ sobre el desembarco del alcalde de Hurlingham, Juan Zabaleta, en el Ministerio de Desarrollo Social. Quienes lo conocen dicen que es audaz y le gustan los desafíos: “Hace tiempo que quería saltar al Poder Ejecutivo y dejar Hurlingham donde La Cámpora lo tiene rodeado”.

Hasta recuerdan que el año pasado se había entusiasmado cuando sonaba su nombre para ir a ANSES en lugar de Alejandro Vanoli. Pero Máximo Kirchner le ganó de mano e impulsó a Fernanda Raverta. Conoce muy bien ese organismo porque ahí trabajo con Sergio Massa y conoció a Amado Boudou. A partir de ese instante decidió apostar por el primer vicepresidente condenado de la historia. Primero en la gestión de ANSES, luego lo acompaño al ministerio de Economía y se transformó en el principal operador político de Boudou, quien lo nombró su secretario de Relaciones Institucionales de esa cartera.

Juan Zabaleta. 

Era la época en que Amado se había puesto de moda. Respaldado por Cristina Fernández de Kirchner, se movía como un rockstar y hasta cantaba en los actos y recitales. Así llegó a la vicepresidencia con CFK en 2011 junto a Zabaleta. A quien nombro secretario administrativo del Senado y lo puso a mejor la caja de ese cuerpo legislativo. Cuando Boudou empezó a caer en desgracia llovieron denuncias por irregularidades en los gastos del Senado. “Pero Juanchi zafó en la Justicia y encima logró despegarse a tiempo de un vice que se había transformado en mancha venenosa”, cuentan sus colegas del PJ.

Lo definen como un sobreviviente de la política profesional con capacidad de reflejos. En un abrir y cerrar de ojos desembarco en Hurlingham y en 2015 ganó el municipio, sorprendiendo a propios y extraños. El eterno perdedor en Morón frente a Martin Sabatella cambió de distrito y se recibió de Barón del Conurbano. Fue sorteando obstáculos para lograr sus objetivos políticos. “Siempre cae parado”, dice un referente opositor en su distrito.

Ahora deberá enfrentar una prueba de fuego. Administrar los conflictos en un ministerio donde las organizaciones sociales no lo esperan con los brazos abiertos. Trasciende que Massa empujó bastante para lograr que Máximo le levantara el veto y obviamente el presidente Alberto Fernández lo considera propio y obviamente impulso su designación.

Se verá cómo convive con Emilio Pérsico, funcionario de esa cartera, y Juan Grabois que tiene tropa distribuida en cargos de segunda línea. Comentan en su favor que tiene un hombre de confianza que le va a servir de operador: Gustavo Aguilera, actualmente es subsecretarío y es muy probable que quede a cargo de una secretaría estratégica. Aguilera es de San Fernando, pero hace años que también desembarcó en Hurlingham con Zabaleta. La otra duda que queda en el mundo del PJ bonaerense es si ya dejó atrás Hurlingham o al no terminar este mandato podría presentarse en 2023. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?