La hipocresía electoral y el ninguneo de Rodolfo Suarez a la Constitución

La hipocresía electoral y el ninguneo de Rodolfo Suarez a la Constitución

El oficialismo mendocino critica al kirchnerismo pero recurre a las mismas prácticas que le cuestionan a ese espacio. Pasan por encima de la Constitución y nombran a familiares en las listas. Ejemplos de la falta de división de poderes y sus consecuencias.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

La concentración de poder es una de las características del kirchnerismo. Desde la oposición siempre han criticado el avasallamiento sobre el Poder Judicial y los órganos de poder y piden el voto para contrarrestar ese poder. Sin embargo, en la provincia de Mendoza se da la paradoja de que la concentración la ostenta Cambia Mendoza. Es decir, hacen campaña apuntando contra el kirchnerismo pero a nivel local caen en las mismas prácticas que luego cuestionan.

Un ejemplo es la decisión de que Rodolfo Suarez sea candidato a senador nacional entendiendo que está en "desuso" el artículo de la Constitución Provincial que lo prohíbe. Pero además de ello, en las listas figura la esposa del presidente del Tribunal de Cuentas de Mendoza. Es decir, el presidente del órgano de control que fiscaliza los gastos del Gobierno deberá revisar las erogaciones del Gobierno del que su esposa es parte.

En el primer caso, el oficialismo mendocino parece haberse convertido en el interprete de la Constitución Provincial. El artículo 115 señala claramente que “el gobernador tampoco podrá ser electo senador nacional hasta un año después de haber terminado su mandato”. Esa es la letra que consta en la Carta Magna y que ha impedido que otros gobernadores sean candidatos a senadores nacionales. Por ejemplo, ocurrió con Francisco Pérez en el año 2015.

En aquel momento se cerró la puerta a esa candidatura e incluso el proyecto de reforma constitucional que impulsa Rodolfo Suarez contempla la modificación de ese artículo en particular. Pero a pesar de ello, el oficialismo ha determinado que en realidad ese artículo quedó en "desuso" y que no hay impedimento para que Suarez sea suplente de Alfredo Cornejo en la lista.

"La Constitución provincial data de 1916 tiene varias cláusulas en desuso. Están vetustas", remarcó Alfredo Cornejo en una entrevista radial. En concreto, sostiene que antes de la reforma Constitucional de 1994 los senadores los elegía la Legislatura y que ahora se eligen por voto popular. "Se prohibía y se establecía que por un año no pudiese ser senador nacional para no tener influencia sobre la Legislatura", justificó Cornejo y dijo que eso ya no tiene sentido. Y adhirió que es la Constitución Nacional la que fija los requisitos para ser senador.

Pero especialistas como el exjuez de la Suprema Corte, Alejandro Pérez Hualde, remarcan que la Constitución provincial es muy clara y que el resto de los argumentos son interpretaciones. "Tal vez por algún argumento político podría ser una prohibición que podría haber devenido inconstitucional porque el art. 54 de la Constitución Nacional establecería una nueva forma de designación por voto directo y no por las legislaturas provinciales...  pero estamos en el terreno de las interpretaciones y esta candidatura apuesta a un eventual juicio o decisión judicial sobre un punto claro y expreso de la norma de nuestra Constitución de Mendoza. Debería existir una declaración formal de inconstitucionalidad de esa prohibición", sostiene Pérez Hualde.

En este sentido, asegura que lo que se está viviendo es -ni más ni menos- que un "manoseo" de la Constitución de Mendoza en tiempos electorales. "¿Se colocan sobre la Constitución y establecen qué es lo que está en desuso?", se pregunta.

Mientras el peronismo recurre a viejas mañas que la política se niega a erradicar, como lo es el uso de colectoras, el radicalismo se auto determina como el interprete oficial de la Constitución de Mendoza.

Controlando a mi familia

Pero el cierre de listas también revela una situación particular en la Legislatura de Mendoza. En concreto, como candidata a senadora provincial en el Primer Distrito aparece Ángela Floridia, la esposa del presidente del Tribunal de Cuentas Néstor Parés.

Parés fue presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Alfredo Cornejo y antes de dejar la gobernación lo postuló como presidente del Tribunal de Cuentas. Al asumir al frente del órgano de control Parés se desafilió del radicalismo y juró ser objetivo e imparcial a la hora de realizar su trabajo de fiscalizador de los gastos estatales. 

Una de las primeras medidas que tomó como presidente del Tribunal de Cuentas fue tratar de nombrar allí a su esposa Ángela Floridia, que ya trabajaba con él en la Legislatura. Ahora, Floridia aspira a ser senadora provincial por el radicalismo.

A pesar de que no habría impedimento legal para que esto ocurra, sirve para demostrar el vínculo que existe entre el oficialismo y los órganos de control. A tal punto, que si se llegase a pedir la inconstitucionalidad de la candidatura de Rodolfo Suarez el radicalismo cuenta con mayoría en la Corte para inclinar la balanza a favor de la postura oficial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?