El plan del Gobierno para retornar con clases presenciales al 100%

El plan del Gobierno para retornar con clases presenciales al 100%

El Gobernador quiere que haya un retorno total a la presencialidad. Pero las condiciones edilicias y normativas aún no lo permiten. Por eso irán de manera escalonada. Hasta tercer grado podría haber más "cupo" de alumnos.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Habrá una semana más para evaluar y adecuar la realidad de las aulas al deseo del gobernador Rodolfo Suarez: que haya clases presenciales 100% en Mendoza. La medida no será intempestiva, ni para todos los niveles. Pero el Gobierno quiere avanzar en ese sentido porque lo creen necesario, pero también por una luz de ventaja política que creen le da el tema. De hecho las primeras comunicaciones relacionadas con la gestión en tiempos de campaña tienen que ver con la decisión de abrir las escuelas. 

El plan que prepara el Ejecutivo es que haya un nuevo escalonamiento y menos masivo que las pretensiones del Gobernador. Creen que el nivel inicial y hasta tercer grado de la primaria podrían estar en condiciones de tener presencialidad total. Según aseguran hay bajos contagios y casi un 100% de las docentes vacunadas con dos dosis. 

En el secundario permitirían que cada escuela elabore un plan para aumentar la presencialidad teniendo en cuenta disponibilidad, espacio y sentido de la oportunidad. Es que creen que ese nivel es más versátil y hay áreas que se adaptan mejor a la virtualidad y otras que necesitan sí o sí clases presenciales.

Mendoza fue una de las primeras provincias en las que volvieron las clases presenciales. El tema fue eje de la gestión de Suarez hacia adentro y también para diferenciarse de la Nación. El 1 de mayo calificó de "disparatado" el antagonismo entre "salud y educación". "En Mendoza somos defensores de la presencialidad educativa", dijo como slogan de gestión.

Suarez quiere presencialidad total. 

Las intenciones del Gobierno vuelven a chocar con las disposiciones nacionales y el Consejo Federal de Educación. Ayer Mendoza y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires votaron en contra de la guía que se puso a consideración para las clases presenciales luego del receso. Allí se incluyeron disposiciones que complican el plan de Suarez para la presencialidad total. entre otras cosas, porque no se puede garantizar el distanciamiento exigido allí. La guía exige 1,5 metros de distanciamiento entre alumnos. La realidad edilicia de las escuelas de Mendoza no permite esa distancia si van todos los alumnos.

La disposición genera una duda legal porque esa resolución fue aprobada. Por eso Suarez y Thomas evaluarán durante la semana para evaluar cómo adecuar las intenciones a las normativas. 

“Nosotros estamos en consonancia con la mayor parte del documento, pero ese punto impide que en algunos lugares y sectores tengamos a todos los alumnos en la escuela. Y creemos que hoy en nivel inicial, dónde existen muy bajos contagios entre chicos y está el 100% de los docentes vacunados con dos dosis, podríamos modificar este distanciamiento para tener una presencialidad absoluta y es el plan que queremos armar para el segundo semestre”, dijo José Thomas, según citaron en oficialmente.

Suarez está convencido, pero además tiene argumentos políticos para avanzar. Es que el manejo de la pandemia fue, curiosamente, su comodín de gestión; el tema que le sirvió para encarar de manera resiliente el día a día. Por eso se aferra a ese diferencial también este año. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?