La Cámpora empuja pero no le alcanza contra los intendentes

La Cámpora empuja pero no le alcanza contra los intendentes

A pesar de la unidad lograda en el peronismo de la Provincia de Buenos Aires, y que Máximo Kirchner aún no haya dado ninguna orden sobre qué decisión adoptar a sus dirigentes locales, en la mayoría de los distritos había listas de unidad pero en otros se avecinan tirantez y negociaciones extremas.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Hurlingham, Almirante Brown, Lomas de Zamora, La Matanza, entre otros municipios hoy administrados por intendentes del peronismo tradicional bonaerense están en la mira de La Cámpora a través de sus referentes locales que ya piensan en la sucesión.

Salvo el caso de La Matanza, en la que Fernando Espinoza atraviesa el primer mandato como intendente tras las limitaciones fijadas por la ley provincial 14836 y, el decreto reglamentario dispuesto por María Eugenia Vidal casi a punto de abandonar su cargo permitió que si no hubieran cumplido el segundo año de su nuevo mandato, cualquier intendente podría ser reelecto en las próximas elecciones.

Así, ni Juan Zabaleta, ni Mariano Cascallares podrían tener ningún inconveniente para su reelección si, como se viene analizando, el primero reemplaza a Daniel Arroyo al frente del Ministerio de Desarrollo Social y el segundo recae en un área del Ministerio de Obras Púbicas, continúe o no en ese lugar Gabriel Katopodis, el posible primer candidato a diputado nacional.

En cuanto a Lomas de Zamora, Martín Insaurralde maneja la dualidad de no tener dificultades y haberse transformado con el tiempo en aliado principal de Máximo Kirchner en su nuevo territorio, el Conurbano bonaerense.

En Escobar, al norte del Conurbano, la situación parece resuelta. Ariel Sujarchuk quiere empezar a crecer y dejar la intendencia. Allí Beto Ramil no tendría inconvenientes ni imposibilidades legales de reemplazarlo.

Hasta este momento, Máximo Kirchner no dio ninguna instrucción a sus referentes más cercanos sobre qué hacer en las localidades donde la oposición conduce el municipio. “La moneda está en el aire. Puede haber unidad como también competencia” le dijo a MDZ uno de los hombres que esperan y cumplen al pie de la letra todas sus instrucciones.

La lógica indicaría que en los municipios donde en el 2019 los referentes locales no alcanzaron a doblegar a los intendentes de Juntos por el Cambio ahora armen listas de unidad. “Así todos serían responsables de la victoria y de la derrota.

Si pasa lo que sucedió en 2019, donde hubo internas, los que ganaron terminaron perdiendo por mínimas diferencias, como fueron los casos de General Pueyrredón (Mar del Plata), Tres de Febrero, Lanús y La Plata, entre otras localidades. En esta última, Florencia Saintout, la ganadora en las PASO, de La Cámpora, todavía no digiere la frágil actitud adoptada por Victoria Tolosa Paz, la derrotada, en la general de esa ocasión. Allí terminó imponiéndose Julio Garro.

Garro, Néstor Grindetti y Diego Valenzuela fueron tres de los intendentes que sobrevivieron a las derrotas de sus referentes nacionales pero promocionando un profuso corte de boleta. Hoy son los líderes de la campaña de Diego Santilli.

Los dirigentes que más dialogan con el hijo de los dos ex presidentes lo ven "muy centrado, manejando las tensiones y los pedidos que le hacen los que lo siguen desde hace mucho tiempo". 

El lugar donde todavía no hay ninguna novedad es en Tigre, distrito que conduce el intendente Julio Zamora pero que es enfrentado por diferentes lugares por Sergio Massa. La relación que se fracturó en el cierre de listas de 2019 jamás cicatrizó y hoy no existe ninguna negociación entre ambos.

Un caso para analizar es José C. Paz. Allí el intendente Mario Ishii permitió que haya cuatro listas compitiendo la PASO local, entre ellas las del camporista José Pérez. Quizás lo haya hecho para medir su potencial y, según el resultado, dejar en claro quien lo heredará. 

Tal cual respondió un dirigente que conoce cómo funciona la dinámica del Frente de Todos y que no se complica en grandes lecturas, “todo se resolverá cuando le lleguen las listas a Cristina”, por Fernández de Kirchner. “Ella ordenará”, agrega, aunque en esta oportunidad los aliados más cercanos al presidente Alberto Fernández creen que será, por lo menos, de manera más compartida.

En los lugares más alejados de la Ciudad de Buenos Aires, donde los radares mediáticos no llegan, las luchas se dan con más vehemencia. Sucede en estos momentos en San Miguel del Monte, una localidad ubicada en la Quinta Sección Electoral, centro sur de la Provincia, en la que se están enfrentando referentes del peronismo tradicional y Máximo Kirchner.

Allí la precaria unidad que reinaba parece haber explotado por el aire. La Cámpora designó a designó como titular del PAMI a Laura Gallardo Giagnacovo, ex concejal y por entonces aliada de Marcela Basualdo, hoy vinculada con el intendente Juan Pablo De Jesús.

Si bien hasta ahora el nombramiento no estaba firme, toda la administración local estaba a cargo de Basualdo, su designación se encuentra relacionada con los reposicionamientos locales y regionales. Pesa, y mucho, la estrecha relación que alcanzaron Massa y Kirchner.

Juan Pablo De Jesús fue uno de los que primeros se acercó al Frente Renovador de Sergio Massa en 2013 y luego pasó a ser el receptor de todas las reuniones de verano de los intendentes peronistas cuando eran oposición y discutían la manera de volver al poder. Pero esa relación hoy está rota. 

En la actualidad, el acuerdo de los dos diputados más importantes del Frente de Todos se muestra con nitidez. La ex intendenta de San Miguel del Monte, Sandra Mayol, ocupa un importante lugar en la administración de Ferrocarriles Argentinos, ámbito donde todo lo maneja Massa con alguna injerencia camporista. Hace quince días, el intendente de Castelli, cercano a Monte, Francisco Echarren, asumió como director en el área de Transporte.

Como todo se conoce, ahora también se difundieron por redes sociales detalles de una causa penal iniciada cuando Gallardo y Basualdo trabajaban juntas en el ANSES local, por orden del Dr. Gabriel González Da Silva, fiscal general adjunto a cargo de la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos Relativos a la Seguridad Social (UFISES) y en el marco de la Investigación Preliminar identificada como Caso Coirón Nro. 2925/2021..

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?