Arde la interna en el Frente de Todos: ¿Máximo Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner enfrentados en el armado de listas?

Arde la interna en el Frente de Todos: ¿Máximo Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner enfrentados en el armado de listas?

Cristina Kirchner está cada vez más convencida de impulsar a Kicillof como sucesor de Alberto Fernández. Pero comienzan a exhibirse algunas diferencias con la alianza de Máximo y Sergio Massa. No solo por el camino hacia el 23, sino también respecto a cómo va a seguir el gobierno del FTD.

Beto Valdez

Beto Valdez

A medida que se acerca el cierre de listas también se empieza a configurar como va a ser la relación de fuerzas dentro del Frente de Todos y la segunda parte de la administración del presidente Alberto Fernández. Si bien hay coincidencias respecto a que, más allá del resultado de las elecciones intermedias, comienza una nueva etapa en el Gobierno nacional, hay varias miradas respecto a cómo debe ser ese camino y con quienes.

La conformación de las listas de candidatos en la provincia de Buenos Aires darán una pauta respecto a esos interrogantes. Cristina Fernández de Kirchner apunta a “blindar” a Axel Kicillof para que se transforme en el gran ganador de la contienda electoral y sea su trampolín para las presidenciales de 2023. Si bien la importancia de esos comicios une a la coalición oficialista, lo cierto es que la Vicepresidenta y el Gobernador de Buenos Aires comienzan a expresar un eje de poder diferente a la mirada del tándem Máximo Kirchner-Sergio Massa. Esta última alianza intenta representar un estilo más peronista con algunas discrepancias con el estilo Kicillof

Máximo Kirchner tiene una alianza con Sergio Massa.

La Cámpora y el massismo tienen diferencias con el Gobernador y sus prejuicios a la rosca política bonaerense. Pese a que comparten la ya famosa mesa de los lunes, el diputado Kirchner y Massa quisieran una gestión con más volumen político en la Gobernación.

Axel no puede seguir gobernando con sus amigos de la facultad y del Nacional Buenos Aires, tiene que abrir el juego en la segunda etapa de su gestión”, dicen los camporistas. Por eso no es casual que quieran hacer la “gran Cafiero”: presionan para que su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, vaya en la lista la diputados para dejar libre ese cargo estratégico. El Gobernador, al igual que Alberto, se resiste a entregar a su alter ego y prefiere ofrecer al ministro de Gobierno, Federico Thea, o al viceministro de Salud, Nicolas Kreplak, más cercano a Máximo. Obviamente, la última palabra la tendrá CFK.

El futuro gabinete 

Si hay algo en lo que coinciden Cristina, Kicillof, Máximo y Massa es en las críticas contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, y al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. En verdad, son muy duros a la hora de calificar la gestión de Fernández. Creen que el jefe de Estado debe reacomodar el equipo ministerial sin muchas de esas figuras, escenario al que se resisten en la Casa Rosada. 

Pero no se ponen de acuerdo en los pasos a seguir. Kirchner avala un eventual desembarco de el presidente de la Cámara de Diputados en el Poder Ejecutivo. La idea de transformarse en un superministro de Economía junto a Martin Redrado entusiasma a Massa. Esa movida genera reparos en Cristina y Kicillof no confía plenamente en la mirada económica de Redrado.

También le hace ruido a la Vicepresidenta la alianza de su hijo con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, pese a que presidió los dos actos recientes en esa localidad del GBA para respaldar al gobernador. Paradójicamente, Máximo suele pegar el faltazo cuando la figura central es Kicillof.

Uno de los interrogantes con miras al 23 es si el gobernador también es el candidato presidencial del jefe de La Cámpora. Dicen que el diputado Kirchner está más peronista que su madre y preferiría apostar por Massa. Se sentiría más cómodo con el jefe del Frente Renovador en la Casa Rosada si llegara a ser gobernador. “Con Axel todo sería más complicado a la hora de la negociación y la rosca”, expresan sus allegados. 

Probablemente, las diferencias se resuelvan puertas adentro pero evidentemente tienen miradas diferentes a la hora de comenzar a transitar el camino al 23. Pero saben que primero deben ganar las legislativas de este año. Un resultado adverso no solo golpearía a Alberto, también quedarían heridos CFK, Máximo, Kicillof y Massa. Y la obsesión por quedarse con el poder en las próximas presidenciales se pondría cuesta arriba. Y además tampoco está claro cómo y quiénes van a seguir dentro del gobierno de Fernández. O mejor dicho, quien va a ejercer el poder real. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?