Terminen con la rosca: Mendoza lo necesita y es prioritario

Terminen con la rosca: Mendoza lo necesita y es prioritario

Los principales dirigentes políticos están enfrascados en la rosca para el armado electoral. Es lógico por el momento, pero Mendoza necesita respuestas rápidas para solucionar los profundos problemas económicos y sociales que vive.

MDZ Política

MDZ Política

Es natural y lógico. En la previa de todo proceso electoral siempre hubo y hay tironeos de acomodamiento, pases y puja por los cargos expectables. Es comprensible, aún cuando como sociedad muchas veces pedimos y demandamos de los políticos conductas perfectas, impolutas, sin apetencias humanas, casi sobrenaturales.

En la actualidad, con la consolidación de los frentes, todo se torno más complejo y a su vez se vuelve opaco, difícil de evaluar y en algunos casos de aceptar. Valga como ejemplo los casos de José Luis Ramón y del pastor evangélico Bonarrico.

Ramón ha resultado un caso de travestismo político con casi nulo antecedente en Mendoza. Su mimetización inmediata con el kirchnerismo en necesidades parlamentarias del Frente de Todos, sorprendió a la mayoría de sus adherentes, fracturó a su partido político y finalmente, el asombro de muchos se transformó en enfado y bronca.

Bonarrico, el pastor evangélico que llegó a la Legislatura mendocina con el sello del Partido Intransigente, siempre a disposición de estas alquimias políticas y de la mano de Protectora, al brevísimo tiempo se separó de sus aliados y acaba de concretar su incorporación al frente Cambia Mendoza, que lideran “los diablos radicales”, según sus propias palabras. El Señor todo lo perdona. Delicias de alto vuelo de la política vernácula.

Urgencias reales

Todo esto queda minimizado por la urgencia de la realidad económica, sanitaria y social. La provincia, acuciada por la pandemia, el destrato del Gobierno nacional y su propia torpeza e impericia, está en una situación muy delicada.

La persistencia de la cerrazón de las fronteras es un golpe muy duro a la economía local. Era el turismo internacional un flujo de ingresos convertido en el más importante de la economía doméstica. Paliativo esencial en los últimos años de la caída en la producción de petróleo, de las graves dificultades de la frutihorticultura y la inexplicable negación dogmática a cualquier intento de explotación minera.

No alcanza con la industria vitivinícola ni la alicaída actividad metal mecánica, más débil desde la caída de Pescarmona. Si aparece como promisoria la tecnología y la actividad de la sociedad del conocimiento del mundo del software sobre todo. Cientos de jóvenes aportan conocimiento, espíritu, ímpetu, valor agregado. Deben ser acompañados y apoyados por toda Mendoza.

No alcanza con lo qué hay. La provincia está mal y puede estar peor. Hay que terminar con las transas políticas de ocasión y poner foco urgente e inteligente, en asocio con los actores privados emprendedores y ocupados y preocupados por la situación general, para en conjunto enfrentar y superar el disfortunio actual.

Se necesita de todos, el Estado y el sector privado, las asociaciones de la sociedad civil, los gremios racionales y preocupados por la situación de sus afiliados. No aparezcamos desinteresados, despreocupados o ignorantes. La crisis, el dolor de muchos, la caída, la pobreza se viven, sienten, palpan.

Termine la política rápido su foco puesto en su propio interés y convoque a la gesta colectiva necesaria e impostergable. No nos arrepintamos, más temprano que tarde, de la inacción y falta de respuesta global imprescindible y urgente.

Mendoza necesita de todos y no sólo de un sector, de varios o de su Gobierno. Es vital un compromiso colectivo, inteligente, solidario y valiente, la  dimensión de la situación crítica lo amerita y no permite ya dilaciones.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?