La causa memorándum con Irán se encuentra en un limbo

La causa memorándum con Irán se encuentra en un limbo

El fiscal Raúl Pleé se opuso al cambio de sala en la Cámara de Casación que dispuso el juez Javier Carbajo, lo que frena el avance del proceso que debe resolver si aparta o no a los jueces del Tribunal Federal 8.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Las querellas de familiares de víctimas y la DAIA solicitaron hace dos semanas el apartamiento de los miembros del TOF 8 Gabriela López Iñiguez Daniel Obligado, José Michilini y del fiscal Marcelo Colombo porque hicieron lugar al pedido de una audiencia pública de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y otros imputados para plantear nulidades, previo al inicio del juicio oral. 

Las querellas se quejaron porque entienden que esta audiencia no está contemplada en el código procesal. Y manifestaron que se trata de un intento del Tribunal por frustrar el juicio. Además, cuestionaron la citación anticipada como testigos de Ronald Noble y Joel Sollier de Interpol que fue solicitada por los imputados al considerar que era importante escucharlos en relación a las alertas rojas. 

Ante los planteos esgrimidos, los jueces rechazaron apartarse y realizaron una audiencia que fue transmitida por YouTube en relación al pedido de recusación contra el fiscal. El propio Colombo defendió su accionar en el proceso y negó que su actividad diera lugar a un apartamiento. “Somos cuatro magistrados, no somos amigos, apenas nos conocemos. ¿Los cuatro nos pusimos de acuerdo para frustrar el juicio? Nada explica la querella", alegó el fiscal en la audiencia.

En medio de esta situación, el juez Javier Carbajo de la sala 4 donde estaba radicado el expediente, decidió desprenderse de la causa y enviarla a otra sala, sobre todo luego de los cuestionamientos de los imputados sobre los jueces Borinsky y Hornos por sus visitas a la Casa Rosada y la Quinta de Olivos durante la presidencia de Mauricio Macri. El escrito reza: “En atención a lo informado, en virtud de su intervención primigenia en estos actuados, remítase la causa a la Sala I de esta Cámara Federal de Casación Penal, previo paso por la Oficina de Sorteos de esta Cámara a sus efectos”.

Cuando todo parecía que la sala 1 de Casación integrada por Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, los mismos que sobreseyeron a la vicepresidenta y otros imputados en la causa dólar futuro, serían los que tratarían las recusaciones y nulidades en la causa memorándum, el fiscal Raul Pleé se opuso y pidió revocar la resolución. 

Según consignó en su presentación, la competencia de las salas se resolvió en febrero de 2018, ante un planteo de la defensa del fallecido ex canciller Hector Timerman. Este planteo fue declarado abstracto tiempo después por la Corte Suprema.

Así las cosas según el escrito presentado por el fiscal ante Casación manifestó “deben dejar sin efecto la remisión a la Sala I de esta Cámara; ello así, en salvaguarda de los principios de economía procesal, debido proceso y cosa juzgada, así como de la garantía del juez natural, que también amparan al Ministerio Público Fiscal.”

Por un lado el TOF 8 debe decidir si aparta o no al fiscal y luego de ello definir fecha para la audiencia oral solicitada por los imputados y por otro lado Casación tiene que definir si aparta o no a los miembros del Tribunal, algo que no podrá ocurrir mientras no se sepa que Sala intervendrá. Son días decisivos en una causa que los imputados buscan anular y terminar con un sobreseimiento sin llegar al juicio oral como ocurrió con “dólar futuro”. Por ahora todo está en un limbo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?