Un caso que enorgullece a la educación mendocina

Un caso que enorgullece a la educación mendocina

Cuando lo que debería ser habitual se trasforma en heroico.

José Thomas

José Thomas

“Hola profe; me vacunó mi prima que estudia en el Instituto de Maipú”. En realidad, lo espontaneo del encuentro se dio en el Arena Aconcagua. Fue en una de las visitas a los distintos centros de vacunación contra el Covid para docentes de la provincia, donde circunstancialmente me crucé con quien hace ya unos años tuve como alumna en mis tiempos de docencia secundaria. Ese Instituto de Educación Superior nombrado es el IES 9 – 023 de Maipú, esa prima que menciona, seguramente una estudiante de la Carrera de Enfermería de dicho establecimiento.

Me dio alegría verla. Recuerdo que ella siempre sostenía que quería estudiar la carrera docente. Era crítica y punzante; de esos estudiantes que los docentes nunca olvidamos. La noté segura. Era docente de nivel inicial desde hacía unos años. Había sido vacunada. Era su derecho y nuestra obligación.

El momento hizo que reparara en algo que pasaba casi como inadvertido. Hoy casi 1.200 becarios están a disposición del operativo de vacunación más grande de la historia de Mendoza. Son estudiantes de los institutos de Educación Superior que cuentan en su oferta educativa con la carrera de Enfermería. Hubiera sido imposible llegar con la necesaria vacuna a todos los docentes que estamos alcanzando de no ser por el caudal técnico y profesional de dichos estudiantes y docentes de nuestros IES.

“Nunca imaginé que estudiar enfermería me pondría como protagonista ante la mayor pandemia de los últimos 100 años”. “Lo que vivencié en estos días jamás lo pasé en mis 19 años de docente. Hoy solamente los chicos han vacunado a 5.000 personas”. Son testimonios de un estudiante y de un profesor de Enfermería.

Surge entonces una contundente conclusión. Resulta imperioso sostener políticas educativas que vinculen fuertemente los requerimientos de la sociedad y la provincia con una oferta pertinente cuyo fruto se observará en los años. Los resultados, más allá de las urgencias y las emociones, están a la vista. El acierto fue apoyarse en una visión estratégica y haber sostenido una política de estado, donde sobre todas las consideraciones nuestros estudiantes puedan integrar las lógicas concretas del mundo del trabajo y la producción, a las del sistema educativo.

Aquel PRONAFE y éste presente en Mendoza

El Programa Nacional de Formación de Enfermería (PRONAFE) fue creado en 2016, en presencia de todos los ministros de Educación del país, a través de la Resolución CFE Nº 290/16. Se propone a través de sus diferentes líneas de acción, aumentar la cantidad y calidad de enfermeros/as en la República Argentina. Para ello, el Programa prevé tanto el fortalecimiento de las instituciones formadoras de enfermería, como también tener injerencia directa en las trayectorias educativas de los estudiantes de la carrera. Hoy comprobamos que Mendoza supo sacar provecho de eso.

Nadie podría negar que los recursos humanos de enfermería constituyen un importante valor agregado hacia mejores servicios que respondan a las necesidades de la población. En este caso, y dada la emergencia que los convoca, se están centrando en dar continuidad a esos aprendizajes haciendo accesibles sus conocimientos en un servicio de alta significancia para nuestra provincia.

Nuestros estudiantes están vacunando; están agilizando los procesos de vacunación tan esperados por los mendocinos y tan necesarios como única respuesta definitiva a esta pandemia.

El PRONAFE en Mendoza fue potenciado en 2018 cuando a partir de la Resolución Nº 530 de Educación Superior, se dispuso que la formación profesional en Enfermería sería considerada como una de las carreras prioritarias para la formación académica y técnica de nuestra provincia. Esto sin duda aceleró su crecimiento y la expansión por todo el territorio, siendo hoy 7 los institutos de Educación Superior, y más de 20 las sedes en todo Mendoza donde se dicta la carrera, superando los 4.300 estudiantes.

El proceso de vacunación docente

Un dato a destacar es que más de 600 estudiantes de tercer año, entre becarios, voluntarios y practicantes de la Tecnicatura Superior en Enfermería Profesional, han participado de los diversos operativos de vacunación en toda la provincia desde marzo.

Todo el proceso de vacunación se llevó adelante con la permanente articulación entre DGE, el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes y el Programa Provincial de Inmunizaciones.

Nos queda un desafío. Esta pandemia pasará. A nadie escapa que está siendo sumamente dolorosa y que dejará profundas secuelas económicas.  Es imperioso que abramos el debate para determinar un plan estratégico de desarrollo educativo y productivo sobre la Mendoza de los nuevos tiempos.

Y así como ayer no imaginamos la tremenda pandemia que nos azota, pero sin embargo apuntalamos un plan de crecimiento para formar recursos humanos en el campo de la enfermería y la salud con la convicción política de reconocer que estar preparados no solo es una herramienta preventiva, sino también la manera de incorporar valor agregado para ser competitivos y eficaces ante cualquier coyuntura. Por consiguiente, e inmediatamente, debemos empezar a reflexionar y trabajar sobre las posibles nuevas respuestas que daremos ante los seguros interrogantes que planteará un futuro cercano. Fomentar y mejorar las políticas educativas seguirá siendo siempre el principal punto de partida.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?