¿Reelección de Fernández o Kicillof presidente y Máximo gobernador?

¿Reelección de Fernández o Kicillof presidente y Máximo gobernador?

En el Frente de Todos también se adelantan los tiempos del 23 en función de lo que pase en las elecciones legislativas del 23. Desde la Casa Rosada se habla discretamente de una reelección de Fernández si hay triunfo nacional. Cristina se entusiasma más con Kicillof presidente y Máximo gobernador.

Beto Valdez

Beto Valdez

Detrás del armado electoral del Frente de Todos para las elecciones legislativas de medio término comienza a vislumbrarse la tensión por el 23. La “mesa de los lunes”, que conforman Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Sergio Massa, Jorge Ferraresi y Gabriel Katopodis, ya trabaja en la campaña pero no dejan de analizar lo que se viene en las próximas presidenciales. El debate se lanzó en la coalición oficialista: van con la reelección del presidente Alberto Fernández y Kicillof en provincia o el gobernador es impulsado a la Casa Rosada y Máximo a La Plata.

Todo va a depender de la magnitud del resultado electoral de noviembre. Por las dudas en la Casa Rosada, si bien no quieren hablar públicamente del tema, empiezan a calibrar la hipótesis de una reelección de todos si se gana la legislativa. Los impulsores de esta movida creen que debería repetirse la fórmula presidencial y la bonaerense. “Si se gana no hay que tocar nada” para consolidar el poder de la coalición oficial, dicen voceros gubernamentales, y agregan que el jefe de Estado es el dirigente del oficialismo que mide mejor en las encuestas y sigue marcando el equilibrio de fuerzas. Afirman también que sigue siendo el candidato más competitivo del FTD.

Algunos mal pensados del Instituto Patria sostienen que el intento de instalar una reelección de Alberto es solo para que no se debilite y se licue su escaso poder después de la mitad de su mandato. “Si el presidente se transforma en un “pato rengo” a fin de año ni le van a servir el café en la Casa Rosada”, sostienen fuentes oficiales. Por eso uno de los consensos en el FTD apunta a que el candidato en provincia de Buenos Aires no sea alguien con aspiraciones presidenciales que altere la relación de fuerzas.

Se siente, Axel presidente

De todas formas, quienes frecuentan a la vicepresidenta comentan que ella piensa lo mismo que expresó hace poco públicamente Juan Grabois: Alberto es un presidente de transición. La vicepresidenta está más preocupada por los comicios de este año pero se entusiasma con el proyecto presidencial de Kicillof con Máximo en la gobernación bonaerense. Ese sería el escenario soñado por CFK, un recambio generacional que jubile a gran parte de la dirigencia del FTD. Su herencia política jugando en las grandes ligas y apuntando a un proyecto hegemónico.

El armado de la ex presidenta tiene una mezcla de necesidad política de continuidad confiable y mucha expresión de deseo. Kicillof y el diputado Kirchner tiene imagen negativa muy alta como para ir en tándem en una boleta. Obviamente será más fácil para Máximo llegar a la Casa de Gobierno de La Plata que Axel pueda ponerse la banda presidencial. Y, desde ya, la prioridad es retener el territorio bonaerense, al margen de quién sea el jefe de Estado en 2023. Y si a llega ser Kicillof, hoy muy poco probable, mejor para Máximo porque  el gobierno nacional va a estar a su disposición para su lucimiento y proyección para el 27.

No cabe ninguna duda que son demasiadas especulaciones cuando aún falta muchísimo tiempo. Pero no solo Juntos por el Cambio piensa en el 23. Igual hay demasiados interrogantes. Sobre todo qué rol se adjudicaría Cristina y que pasaría con Sergio Massa que también tiene sus aspiraciones presidenciales. ¿Cómo seguiría la alianza entre Máximo y el presidente de la Cámara de Diputados si no es tenido en cuenta? Tampoco se puede pronosticar el comportamiento de los gobernadores, intendentes del Gran Buenos Aires y el sindicalismo peronista.

Probablemente la pregunta del millón es cómo le irá a Kicillof en lo que le queda de mandato como gobernador y si es cierto que, a pedido de Cristina, va a salir un poco de la gestión y las vacunas para entrar en la rosca política. Hasta ahora se ha mostrado reacio a las recorridas y los asados con intendentes y punteros territoriales. Todavía muestra su desconfianza a la política clásica del peronismo. También el pone mucho en juego este año con las legislativas. Necesita que gane el FTD en la provincia para consolidar su gestión y poder volverse a subirse al Clio de su amigo y jefe de gabinete, Carlos Bianco. Más incógnitas que certezas y todo supeditado a lo que digan las urnas en noviembre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?