Juntos por el Cambio, a punto de la fractura

Juntos por el Cambio, a punto de la fractura

Elisa Carrió confirmó que quiere encabezar la lista que presente Horacio Rodríguez Larreta en la Provincia y Esteban Bullrich, a pesar de su delicado estado de salud, se comprometió a hacer campaña también. Los intendentes recobraron el diálogo directo aunque ya se avecina una fractura en el frente.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

“Estoy esperando que me digan oficialmente lo que todo el mundo sabe”. Así, tranquilo pero frustrado, un importantísimo dirigente de Juntos por el Cambio se lamentó que “la elección más fácil del mundo se pierda por un capricho de Horacio”.

Horacio es Rodríguez Larreta. Y quien esto relata es uno de los que más conoce a los intendentes, a María Eugenia Vidal y a la estructura política que viene dominando la escena bonaerense desde hace mucho tiempo.

La noticia que pide que le den tiene que venir directamente de Vidal, quien la última vez que habló con él le marcó claramente las bondades de Diego Santilli y su importancia en el armado nacional del alcalde porteño. Y por ende, de su candidatura provincial.

Si Vidal no es candidata bonaerense, directamente no participará más de Juntos por el Cambio o de cómo quieran reconvertirse en el futuro. Y con él también podrán correrse varios intendentes, algunos del interior también, a los que personalmente les pidió que no hagan declaraciones. Ni siquiera que se muevan.

“Es insólito que Horacio pretenda disputar ahora la interna con Mauricio (por Macri) sea en este año. No necesita sangrar, pero en esta pelea, seguro, algo va a sangrar”, sugirió, al tiempo que también cree que detrás de todo esto hay sectores que participan del oficialista Frente de Todos que le pidieron “matar al padre” ahora, para que no suceda “lo que nos pasó a nosotros, que ahora la tenemos de vice”, en clara referencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Estos sectores, que son activos militantes de la unidad frentetodista, le explicaron al jefe de Gobierno citadino que “en algún momento, Mauricio va a salir a decir que se siente defraudado por vos o que estás equivocado. En ese momento, se termina tu proyecto. Por eso es ahora”.

Para un encumbrado dirigente radical, “todo esto se resuelve sin conflicto y de manera simple. El tema es que nos metieron en una interna PRO y fundamentalmente en la sucesión porteña y nosotros no somos nada de eso, con lo cual, ahora, tienen otra preocupación”.

Uno de los puentes elegidos por Rodríguez Larreta para trabajar su proyecto es Néstor Grindetti, el intendente de Lanús, quien recibió ayer a Martiniano Molina, el ex jefe comunal de Quilmes con quien mantenía una durísima discusión electoral y local.

A través de su ladero Diego Kravetz, Grindetti le había dado la patente de Hacemos, la corriente que él apaña, al vecinalista Walter Di Giusseppe. Eso enloquecía al chef reconvertido en político y exjefe quilmeño.

Para el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, “no es nada tan grave ni mucho menos… El espacio está bien y no hay diferencias insalvables”. El hace rato que dialoga con Patricia Bullrich y, como algún otro jefe comunal, permitió que en su gabinete se incorporara gente de su confianza.

Valenzuela fue el autor intelectual del sello con el que los intendentes de Juntos por el Cambio se unificaron hace tiempo. El grupo Dorrego.

Mientras esto sucede, tal cual adelantó MDZ, hoy habrá una nueva reunión entre Santilli y Joaquín De la Torre. Ahí se verán las caras y se conocerá si, además de los que ya están dando las hurras a Juntos por el Cambio se le tienen que agregar los peronistas republicanos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?