Variante Delta: el cambio de estrategia en la vacunación que analiza el gobierno

Variante Delta: el cambio de estrategia en la vacunación que analiza el gobierno

La preocupación por la posible llegada de la variante Delta al país ha provocado que el gobierno analice priorizar la colocación de segundas dosis en personas mayores de 60 años.

MDZ Política

MDZ Política

La variante Delta es por estas horas la principal preocupación del gobierno nacional. La cepa surgida en la India preocupa especialmente por el impacto epidemiológico que está teniendo en Reino Unido, Rusia y Estados Unidos.

En el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que se publicó el viernes pasado, el Presidente decidió sumar restricciones en el control de las fronteras y limitar el ingreso de pasajeros al país. El cupo, que estaba en 2000 personas por día, se redujo a 600. Además, se estableció que quienes regresen del exterior entre el 1 de julio y el 31 de agosto, van a estar obligados a aislarse en los lugares que determinen los gobiernos locales durante 10 días.

La preocupación gira en torno a que la variante Delta es muy contagiosa y podría generar una tercera ola de casos durante el invierno. 

Esta preocupación ha provocado que el gobierno contemple cambiar su estrategia sanitaria y el enfoque de la campaña de vacunación. En el Ministerio de Salud buscarán darle prioridad al cierre del esquema de vacunación de las personas mayores de 60 años para aumentar la inmunización en uno de los grupos de riesgo más voluminoso.

Para ello, las autoridades sanitarias evalúan acortar el período de tres meses, dispuesto entre la primera y la segunda dosis, exclusivamente en esa franja etaria. Se trata de la inoculación de cerca de 4 millones de personas a las que se les daría prioridad.

Sin embargo, desde el gobierno quieren seguir priorizando la colocación de primeras dosis, por lo cual solo se inclinarían por apurar las segundas dosis de los mayores de 60 años, mientras siguen con las primeras dosis en el resto de la población. Los otros grupos de riesgo deberían esperar.

En el Gobierno asumen que la variante Delta, tarde o temprano, ingresará al país. Lo que deben hacer es demorar ese ingreso lo máximo posible. El objetivo sería lograr bloquearlo durante el invierno y avanzar en la vacunación en los próximos dos meses. Para demorarlo la clave pasa por dos medidas: los controles estrictos en el ingreso al país y el cumplimiento efectivo de la cuarentena obligatoria para las personas que regresan a la Argentina.

Por el momento solo hubo tres casos de la variante Delta que fueron detectados en pasajeros que ingresaban al país a través del Aeropuerto de Ezeiza. En ese contexto, desde el Ministerio de Salud le insistieron a los funcionarios de todas las provincias que aumenten y profundicen los controles de las personas que deben cumplir el aislamiento de una semana luego de arribar al país.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?