Exclusivo: la decisión de Monzó en medio de la interna de Juntos por el Cambio

Exclusivo: la decisión de Monzó en medio de la interna de Juntos por el Cambio

El ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, se sigue quejando que desde el sector más porteño del PRO "todo se siga manejando desde un dron. Apenas le tirás con algo y le das, se cae", ejemplificó. Dudas y certezas sobre su futuro y el del espacio opositor.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Emilio Monzó mira todo desde un lugar de incredulidad. Aún con varios días por delante para terminar el debate dentro del Juntos por el Cambio, se asombra casi como un niño cuando se entera de algunas “novedades” que lo hacen mezclar sorpresa, risas y desencanto. "Manejan todo desde un dron", se quejó. “No soy de aquí ni soy de allá", tararea con picardía. “En este espacio los peronistas no somos bien queridos”, se queja con resignación. Por ese motivo no es convocado para las reuniones cambiemitas, pero él no se ve a si mismo como "un paria".

MDZ tuvo una larga charla con el armador político más importante que tuvo Macri antes de ser presidente en su departamento porteño, con su amigo Guillermo Bardón como único testigo. “Me cuesta creer que se estén haciendo tantos problemas por las listas cuando esto es más que sencillo. Me parece que Horacio (Rodríguez Larreta) comete un gran error al dejar de ser el candidato natural por resolver un problema de la Ciudad en la Provincia”, dice Monzó.

En ese sentido, asegura que “si bien es comprensible la postura de Rodríguez Larreta para ampliar la coalición, tomar la conducción del espacio y dejar en claro que de ahora en más Macri no tendrá la centralidad, la manera elegida no es la mejor”. “De tener la totalidad del consenso, con la bajada de Diego Santilli a la Provincia, lo único que consiguió es dividir a su propio espacio”, se asombra cada vez que trata de interpretar la foto de algunos intendentes con ambos, el lunes, en Lanús.

“Si algo debo reconocerle al PRO es que siempre fue así. Cerrado, con muchas dificultades para abrirse”, asegura. Después de esta frase recuerda los tiempos de campaña, lo que costó convencer a Mauricio Macri de la incorporación de los radicales al frente. Y mucho más a Elisa Carrió. La frase que le atribuyen a Macri es: “Si llegamos al poder no voy a cogobernar con los radicales”. Aseguran que lo dijo ni bien terminó el encuentro de Gualeguaychú donde la Convención radical había autorizado, en medio de un fortísimo debate, correr los límites que muchos de los participantes se habían autoimpuesto en el pasado.

“Me quería matar”, recuerda Monzó, y se hecha a reír. La relación de Macri con "Lilita" era más compleja aún. “No, decía que era inmanejable, no quería saber nada. Después lo aceptó”, recordó. Sobre la jefa de la Coalición Cívica, expresa: “Todos le tienen miedo. Pero porque no se toman el tiempo de hablar”.

El diálogo es algo que Monzó toma como un valor natural de su actividad, la política. Ahora, lo sabe, le cuesta levantar un teléfono y preguntar por qué motivo tal o cual tienen una opinión que no le gusta de sí mismo.

"Yo no me voy de este espacio", asegura Monzó, en medio de la interna.

Monzó no quiso opinar de María Eugenia Vidal y sobre su amigo Sergio Massa expresó que “puedo jugar al truco, hablar una vez por mes, pero nunca hice una alianza política con él”. En su momento fue el que lo propuso como candidato a gobernador cuando había una chance, que Macri reprobó.

Con el que lleva mucho tiempo sin hablar, pero lo considera “un tipo muy político, mucho más que su primo”, es con Jorge Macri, el intendente de Vicente López. Ambos tienen viejos problemas por resolver y el último fue la separación de un grupo de legisladores bonaerenses cuando Axel Kicillof asumió en la Provincia. “Jorge está jugando un partido muy inteligente, y si sigue con los radicales y el peronismo republicano, será muy difícil que se mueva de donde está”.

Monzó, en otra época, como titular de la Cámara de Diputados. 

Ser o no ser candidato

“Sí es imprescindible tener una mirada bonaerense en la Provincia. No me desespero por ser candidato ahora, aunque sí me serviría para que la gente me conozca más”, reconoció el ex intendente de Carlos Tejedor. Por eso coincide con personas con las que no pudo construir un acuerdo político, como Jorge Macri y Joaquín De la Torre.

Hace poco trazó un acuerdo con Gustavo Posse para la interna en la que el intendente de San Isidro compitió contra Maximiliano Abad. Terminada esta etapa, se presumía que vendría una etapa de reciprocidad y el radical, ahora, lo acompañaría a él. Parece que algo pasó. “Sí, me dijo que él quería encabezar la lista. Lo necesita para su competencia local también”, soltó con una inocultable desilusión.

Entonces, si no lo convocan en Juntos por el Cambio ni su ex socio político le devuelve una pared, la pregunta obligada es si podía armar un tándem con Florencio Randazzo. “No. Yo no me voy de este espacio”, dijo muy firme. Quizás, cuestiones lejanas originadas en la cuarta sección electoral, del centro de la Provincia de Buenos Aires, de donde ambos son oriundos, persisten hasta hoy.

¿Por qué aparecieron tantas notas en las que se decía que iba a cerrar un acuerdo con Facundo Manes? “No lo se”, dijo, misterioso y sin asumir la responsabilidad de semejante filtración.

“Pero no tengas dudas que es un candidato, si se decide, que moverá no solo a los radicales, motivará a muchos otros. No viene de la política tradicional, tiene un mensaje muy claro y necesario. Si alguien quiere competir contra él, se le hará muy difícil”, aseguró.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?