Por el retiro de Vidal, Macri se siente fortalecido en el AMBA

Por el retiro de Vidal, Macri se siente fortalecido en el AMBA

Mientras que discuten si modifican el nombre de Juntos por el Cambio, en la coalición aparecen y se desintegran precandidaturas, alianzas y estrategias que derivarán en una gran PASO o en una lista de unidad, según sea el límite que se autoimpongan. Jorge Macri, el único definido.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Confirmada la ausencia de María Eugenia Vidal como candidata, en la Provincia de Buenos Aires apareció la presión radical para que Facundo Manes se decida a ser candidato a primer diputado nacional por una lista absolutamente rojo y blanca. A la par, Emilio Monzó, haciendo del diálogo una bandera, ya eligió el color rosa para su campaña en vía pública. Con él está Gustavo Posse, el intendente de San Isidro, que a sus más íntimos les dijo que será candidato. Una discusión fuerte puede darse en este tándem porque ambos pretenden lo mismo, el primer lugar de la boleta.

Monzó lo necesita para instalarse como candidato a gobernador en 2023. Y Posse para que su nombre pueda trasladar votos en su máximo tesoro, el municipio de San Isidro, donde primero gobernó su padre y luego él desde hace más de cincuenta años.

Ahora parece que la herencia continúa y sería su hija Macarena la candidata. Para esto comenzó hace tiempo a tener incidencia cotidiana en la administración municipal y su cara ha empezada a ser mostrada en las revistas del grupo Perfil.

Lo de Manes es diferente. El neurocirujano más famoso del país, que ya participó a través de su hermano Gastón en la interna radical bonaerense, se mostró más que sorprendido por la “bomba” informativa que se publicó este fin de semana. Manes se notó molesto. Él no pretende ser parte de una discusión y menos se ve en el Congreso como diputado nacional. Por ahora no se ve de otra cosa que candidato a presidente. Y para esto pone ejemplos donde los que ganan en la anterior luego no llegan a ser. “Si empezás ahora terminas sin fuerzas dentro de dos años”, fue su razonamiento.

Igualmente el miércoles habrá una nueva reunión de la mesa radical nacional con referentes de todas las provincias, entre los cuales estará Maximiliano Abad, que harán cambiarlo de opinión. Manes escucha a todos y puede ser que su nombre esté en una mesa de negociación o, sino, en una lista. Se verá. 

La ratificación mediática de Guillermo Seita como consultor jefe de Horacio Rodríguez Larreta, lo que para algunos también significa una otro túnel no tan oculto con Sergio Massa, de gran cercanía con el experimentado hombre de campañas, que le pide adelantar ahora la pelea directa con su hasta ahora tutor o encargado, Mauricio Macri, disparó los tiempos de una discusión que deberá terminar, suponen, el 1 de julio.

Ayer, Jorge Macri tuiteó “Unidos y Fuertes”, en el que rescata la solidaridad del Grupo Dorrego en la próxima coyuntura política y en las que pone como valor más importante la gestión que cada uno de ellos mostró en sus distritos.

Algo de razón le asiste. Los únicos que no fueron ratificados en el conurbano fueron Martiniano Molina, en Quilmes, y Nicolás Ducoté, en Pilar, ambos por un escasísimo margen de votos, muchísimo menor que las performance de Vidal y Mauricio Macri.

Con Jorge Macri también habla el radicalismo bonaerense. Saben que esa unidad los fortifica para lo importante, electoralmente hablando, que es el turno próximo, donde se debatirán presidencias, gobernaciones y municipios.

Los que tendrían que definir su postura son aquellos que por ser parte del PRO se consideran aliados naturales de Horacio Rodríguez Larreta pero no de Diego Santilli, cada vez con menos margen de no ser candidato en la Provincia. “Soy horacista pero no santillista”, dijo uno los otros días. Es como creer que se está poco embarazado, pensó uno que compartía el zoom.

Es que “Horacio” es el candidato natural del espacio a suceder como candidato a Macri. Hoy sus niveles de imagen que pueden proyectar alguna intención de voto son impactantes, inclusive en el conurbano kirchnerista. Ningún radical puede discutirle nada en esos términos en la actualidad, incluido Manes.

Pero también es cierto que el sello opositor, actualmente Juntos por el Cambio, que puede cambiar de nombre, recibe en Buenos Aires un fortísimo acompañamiento, que sólo puede ser menguada por la imposición de figuras como Elisa Carrió, hoy moderada pero considerada una “extremista” por los que a veces pueden votar por los ex cambiemos.

Lo que nadie se anima a ver, en definitiva, es una gran interna entre Macri, Jorge, Monzó, Santilli, Manes, Carrió, Espert y los peronistas republicanos cuyos integrantes, fundamentalmente Joaquín de la Torre, hoy debate si sigue o no en este espacio. "Terminamos todos por el aire", se quejó un radical que le gustan las internas pero nota que ésta va en contra de Juntos por el Cambio. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?