El Frente de Todos y Juntos por el Cambio, cada vez más parecidos

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio, cada vez más parecidos

El oficialismo está atravesando por una situación calcada a la que sufría Cambiemos en su época de poder. En aquel momento, María Eugenia Vidal tenía un diálogo puntual y limitado con los intendentes, lo mismo que eligió Axel Kicillof. Y las decisiones se toman en otros niveles, lejos de La Plata.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El peronismo de la Provincia de Buenos Aires sigue en estado de ebullición permanente porque aún no se resolvieron las tres cuestiones que tenían pendientes desde el año pasado y que creían podían terminar antes del primer trimestre. Las reelecciones de los intendentes, la conducción de la FAM y la presidencia del Partido Justicialista.

Como todo en el Frente de Todos, el “primer trimestre” pasa a ser todo el año. En este sentido, las similitudes con Cambiemos son brutales. Al gobierno del presidente Mauricio Macri le pasó con el “segundo trimestre”. Las soluciones, nunca llegan.

El actual presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, opinó sobre la posible fecha de finalización de su mandato, que a priori sería el 17 de diciembre, cuando termina el período en el que arrancaron junto con Gustavo Menéndez la conducción colegiada (no bipolar) del partido provincial en 2016.

“Al peronismo de la Provincia que nos costó mucho ordenarlo junto con Gustavo Menéndez. A principio de año nos pidieron que renunciáramos, que nos fuéramos, y yo me dije no, me planto, defiendo las instituciones”, expresó Gray.

El presidente partidario, también intendente de Esteban Echeverría, comentó que “me gustan otras formas de construcción política, de diálogo, consenso, y hasta el 17 de diciembre no se pueden cambiar las autoridades”.

Luego de transitar casi dos décadas en el kirchnerismo furioso, ahora pretende “discutir otras cosas como la salud, el trabajo, la producción”. Sabiendo donde más le duele a Máximo Kirchner y a su madre, Cristina Fernández, Gray comentó que “la sede del banco que está frente a mi despacho municipal está lleno de gente porque está esperando cobrar un plan social. Quiero discutir como generamos trabajo y no un plan social”.

Ayer a la noche, al cumplirse 102 años del natalicio de Eva Duarte, volvió a utilizar el edificio de Desarrollo Social de la Nación para una actividad propia. La anterior fue cuando subió hasta la terraza para flamear la bandera argentina en la que retrataba su rebeldía ante el avance kirchnerista contra las autoridades partidarias. Esta vez fue con la colocación de una pantalla gigante donde se pasó un video.

Tan enojado está el por ahora presidente del PJ bonaerense que hizo propias las definiciones de Guillermo Moreno contra el rumbo económico del presidente Alberto Fernández al sostener que “en todo el mundo hubo pandemia, pero en nuestro país se agregaron ingredientes propios. No sirven, y mucho menos en estos momentos, las posturas extremas y la falta de diálogo y consenso”.  

El otro intendente que fue más allá fue el jefe comunal de Tigre, Julio Zamora, quien el jueves recibió en su despacho al ex secretario de Comercio Interior, Moreno. Y no sólo lo recibió. Sino que también se sacó una foto.

“Recibir a un compañero peronista no significa coincidir con todos sus pensamientos”, dijeron en el entorno de Zamora que, presuroso, salió a ratificar su acompañamiento al presidente Fernández en varios medios locales.

El presidente es, hasta el momento, uno de los pocos que, abiertamente, lo sostiene en su decisión de no acordar con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, quien define toda la agenda nacional en el municipio. Tan es así que muchos ministros hablan con Zamora pero se niegan a pasar por Tigre.

La dinámica por el futuro del partido aún no tuvo una resolución definitiva. Es muy factible que “Máximo se canse y haga lo que le hacía su papá cuando él jugaba con los soldaditos en el piso. Se los pateaba para todos lados”.

En principio, la elección debía realizarse en el transcurso de este mes, más precisamente el 2 de mayo, pero hasta ahora ni tiene fecha definida.

“No te confundas. Ni Máximo ni Wado (De Pedro) ni ninguno de los que integran el grupo de conducción de La Cámpora piensan como nosotros la política. Ellos tienen objetivos y no les importa ganar o perder. Pero lo que tienen en claro que no ceden” dijo un experimentado dirigente luego de hablar con la vicegobernadora Verónica Maggario.

Las indefiniciones y un diálogo lleno de precauciones provocó que nadie se haya animado a presentar un planteo judicial en el que se solicite la inconstitucionalidad de la ley que impide las reelecciones indefinidas de los intendentes y demás cargos provinciales salvo los del gobernador y su vice.

Y mucho menos se oficialice la discusión sobre la Federación Argentina de Municipios, en la que se anotó primero Juan Zabaleta pero le salió al cruce el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?