El rumor sobre Martín Guzmán que enfureció a Cristina Kirchner

El rumor sobre Martín Guzmán que enfureció a Cristina Kirchner

El ministro de Economía está en el ojo de la tormenta tras su pelea con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, y si bien el kirchnerismo pide su cabeza, hay un factor que lo condiciona.

MDZ Política

MDZ Política

Martín Guzmán vive sus peores días dentro del Gobierno nacional. Pese a que nunca fue del agrado del kirchnerismo, el ministro de Economía logró conservar su puesto debido a las renegociaciones de la deuda con los acreedores y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y además porque mantenía un bajo perfil de carácter técnico que lo mostraba relativamente sumiso ante las decisiones tomadas por la vicepresidenta Cristina Fernández Kirchner y su círculo cercano en materia económica.

Sin embargo, el inesperado cruce con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, dejó a Guzmán en el ojo del huracán y lo colocó muy cerca de abandonar el gabinete, aunque esa posibilidad está condicionada por un factor fundamental.

"A pesar que el Gobierno hizo el esfuerzo de decir que Basualdo se va a ir rápidamente, La Cámpora se encargó de aclararle a todo el mundo, y especialmente a Martín Guzmán, que el ministro se va a ir el día que el kirchnerismo lo decida", aseguró la periodista Cecilia Boufflet en el canal LN+, y añadió que el funcionario recibió el mismo viernes del escándalo "un mensaje de whatsapp de Axel Kicillof pidiéndole explicaciones de por qué había tomado la decisión" de echar a Basualdo.

En ese sentido, mientras se define su futuro, Guzmán deberá enfrentar otro frente de tormenta, según Boufflet: "El IFE es la próxima batalla que lanzará Kicillof, quien va a tener como aliados a los intendentes, incluyendo a algunos que respaldan al propio Alberto Fernández".

Por su parte, Beto Valdez indicó que "tanto en el camporismo como en el Instituto Patria consideran que no es momento de mover prácticamente nada, sobre todo en cargos estratégicos", por lo que la maniobra del kirchnerismo liderado por Cristina, su hijo Máximo Kirchner y Sergio Massa es "seguir condicionando a Guzmán".

"Todos los sectores dicen que Guzmán tiene el boleto picado y que en todo caso será (despedido) después de las elecciones, pero es muy difícil que continúe en el puesto", sintetizó el columnista de MDZ.

Más allá de la gestión económica del Gobierno, el enojo del kirchnerismo con Guzmán también tendría un condimento electoral, según Boufflet: "Tanto a Cristina Kirchner como a Sergio Massa le llegaron versiones que en Estados Unidos, Guzmán ha dejado circular que quiere ser candidato y se posiciona como 'el moderado que hay que apoyar hacía adelante'. Está claro que Guzmán quiere jugar a la política, y eso molesta".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?