Cierre total: cómo será el confinamiento estricto por 9 días

Cierre total: cómo será el confinamiento estricto por 9 días

El Presidente y los gobernadores acordaron un cierre total por 9 días para bajar los casos. No habrá clases presenciales en Mendoza hasta fin de mes. Restituyen el feriado y volverían los planes de asistencia a empresas, personas y estados. La clave del acuerdo político.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Hubo un cambio en  los gestos, en el diálogo y por primera vez en mucho tiempo también acuerdo en el diagnóstico y la medida a tomar. El presidente, Alberto Fernández, y los gobernadores, avanzan en poner a todo el país en un aislamiento estricto durante 9 días, es decir hasta finales de mayo. La decisión está tomada y acordada. El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también avanzarán en ese camino, luego de limar asperezas con el Presidente. 

En ese período no habrá clases presenciales, tampoco actividades económicas no esenciales y se reducirá la movilidad. Para ello el Presidente se comprometió a reforzar la ayuda económica a las empresas, las familias y los estados para afrontar el confinamiento.

Aunque falta ultimar detalles, habrá más ajustes: restituirán el feriado puente del 24 de mayo y, así, solo habría 3 días de clases presenciales "perdidas". Sin embargo el retorno no será total; la intención es que luego solo vuelvan a clases presenciales los alumnos de la primaria y las secundarias de zonas de bajo riesgo. 

Fuentes del Gobierno de Mendoza confirmaron a MDZ el acuerdo para avanzar y también que hubo un cambio de actitud. "Pedimos que haya diálogo y no una decisión unilateral y ocurrió. El Presidente agradeció el gesto de todos y avanzamos", explicaron. 

Cambio de enfoque y restricciones

El cambio fundamental fue el enfoque de la reunión. Antes de entrar en detalles regionales, el propio Suarez planteó la necesidad de que haya diálogo y no datos fragmentados. En ese plano, hubo acuerdo en que se tomen medidas "que se puedan acatar y controlar". Es decir que sean efectivas. Los dos últimos DNU del presidente habían tenido justamente ese problema y habían generado discordia. Alberto Fernández se quejaba de la falta de control de los gobernadores y los mandatarios provinciales acusaban lo errático de las decisiones. El resultado fue un cúmulo de decisiones distintas. 

El panorama es más dramático desde lo epidemiológico, con récord de casos en todo el país, también de muertos y el inicio de la temporada más fría. Justamente comienza la época donde históricamente hay mayor incidencia de enfermedades respiratorias, que suele ser desde la semana 23. 

Suarez y los gobernadores estuvieron de acuerdo en avanzar en una medida dura para bajar los contagios de manera intempestiva. Pero con el compromiso de que haya asistencia. Por eso podrían volver por estos días ayudas como el ATP para las empresas, refuerzos de programas sociales (como la AUH) y otras asistencias. 

El confinamiento comenzará el sábado, pero falta ultimar detalles. Hasta fin de mes no habrá en Mendoza clases presenciales en ningún nivel. Pero se reestablecerá el feriado puente del 24 de mayo. Así el impacto sería menor. 

Luego de esa fecha, en Mendoza volverán a habilitarse las mismas actividades, pero con ajustes. Así, por ejemplo, las clases presenciales volverían solo para la primaria y nivel inicial. En el secundario se mantendrían virtuales hasta las vacaciones de invierno para la mayoría (se permitirán en zonas alejadas de bajo riesgo epidemiológico y que tengan otro medio de transporte que no sea el colectivo). Al mismo tiempo se reduciría el factor ocupacional de los locales, misas y otros sectores al 30%. 

Igualmente aún falta ultimar detalles sobre cómo se aplicará la nueva "fase 1". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?