Los piqueteros ahora quieren la hidrovía y construir viviendas

Los piqueteros ahora quieren la hidrovía y construir viviendas

La insólita discusión entre los diferentes dirigentes de origen piquetero con las últimas decisiones adoptadas por el Gobierno nacional en materia de asistencia social. Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, y Juan Carlos Alderete, de la CCC, pretenden "construir casas o gerenciar la hidrovía".

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La feroz interna que tiene el gobierno en cada uno de los ministerios también atraviesa a Desarrollo Social, donde el ministro Daniel Arroyo se siente mucho mejor como vocero de la dramática situación social que como gestor de las tensiones que subsisten desde que asumió el Frente de Todos en 2019.

El área está organizada con funcionarios puestos por intendentes, el propio Arroyo, La Cámpora y las organizaciones sociales. Entre ellas, quien más consigue desde el inicio es el Movimiento Evita, quien tiene una historia precedente con el presidente Alberto Fernández desde que compartieron la campaña de Florencio Randazzo en 2017. 

A ellos parece que próximamente se les sumará el dirigente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez. con lo cual consolidarán un esquema que dominará buena parte de la entrega de alimentos en el Gran Buenos Aires. Como aliados también cuentan con la Corriente Clasista y Combativa de Juan Carlos Alderete, diputado nacional con origen en Laferrere, en el corazón de la pobreza de La Matanza, a la vera de la Ruta 3.

Emilio Pérsico, del Evita, fue el primero en salir a discutir los proyectos anunciados ayer por el presidente Fernández y su ministro Arroyo. A él se les sumaron Menéndez, Alderete y el propio Fernando Chino Navarro, funcionario que cumple como nexo entre el Parlamento y el Ejecutivo, supuestamente. 

Según relató un funcionario que debe verlos cotidianamente con Pérsico, Alderete, Menéndez pero hace rato que ya no recibe llamadas de Juan Grabois, "Emilio ya se lo había dicho personalmente al ministro. Pero la decisión estaba tomada". Cuando se le pregunta por el amigo del Papa Francisco, Grabois, esta misma fuente revela que "ya está afuera, ya lo vas a ver". 

La pregunta de rigor es por qué motivo Pérsico, "que sigue adentro y es secretario de la Economía Social", salió a discutir públicamente las nuevas medidas. "Es para contener a los propios que dicen que están siendo flojos con respecto a las demandas que tienen. En eso no se dieron cuenta que están en el poder y piensan que deben competir con el Polo Obrero".

Los movimientos sociales también llamados como "los Cayetanos" por su cercanía al Papa Francisco, a pesar de estar en lugares claves de Desarrollo Social, "pelean" con las organizaciones de izquierda porque piensan que estos "les están ganando la calle. Es increíble pero real, no entienden que son gobierno y no oposición. Algunos creen que la calle es más importante que la función", dice un funcionario muy cercano a Arroyo.

Las discusiones entre el Movimiento Evita, Barrios de Pie y los otros sectores relacionadas con las "organizaciones sociales" también se dan en los municipios del Conurbano bonaerense, donde pretenden competir o discutirle el poder a los intendentes. Para ellos, los jefes comunales son "gerentes, administradores que no saben lo que pasa en los barrios". 

La discusión es casi cotidiana en varias localidades, aunque todos los integrantes del Evita tengan funcionarios también en los distritos donde los jefes comunales prefieren acordar y no "tener que bancarlos todos los días". Sin embargo, ninguno les brinda más de lo que reciben desde el gobierno nacional o provincial. 

También acá los intendentes preferirían administrar ellos lo que reciben las organizaciones sociales en sus territorios. Hoy eso no pasa. Los dos jefes comunales en uso de licencia que conducen ministerios en la Nación, Gabriel Katopodis, en Obras Públicas, y Jorge Ferraresi, en Vivienda y Hábitat, tampoco creen que la solución pase por lo que ellos proponen. "Los Cayetanos piden cooperativizar todo. Fijate lo que pasó en el pasado... Todos los planes de viviendas que ellos armaron terminaron en una catástrofe porque no tenían la preparación adecuada, no las concluyeron o se robaron la plata".

Como ejemplo más palpable puede aparecer Sueños Compartidos, pero no lo es. Sergio Schoklender manejaba todo como una empresa, a pesar que las Madres lo impulsaban como otra cosa. Sin embargo, viviendas quedaron a mitad de camino en Lomas de Zamora, Tres de Febrero, Morón y en varias otras localidades del Gran Buenos Aires porque las cooperativas desaparecían, terminaban peleándose entre ellos o, directamente, era "todo un dibujo".

Lamentablemente, nadie se anima a hablar con nombre y apellido en medio de semejante tembladeral que sacude a todas las líneas de gobierno, en las que todos se miran con desconfianza. Un secretario de Obras Públicas describe que "para que una cooperativa funcione, la deben administrar como una empresa". Y en una cooperativa, "las chapas, los bolsones de cemento y arena, los ladrillos desaparecen... Si no se los controla y eso es "de todos", termina "no siendo de nadie".

Una experiencia que pretende ser exitosa pero hace quince meses que no puede arrancar se está viendo en Moreno, donde gobierna la única intendente del Movimiento Evita, Mariel Fernández. Recién ahora pudieron armar la hormigonera y están por empezar a hacer cordones cuneta.. 

"No nos quejamos por quejar, sino que nuestras propuestas no son escuchadas como corresponde. Tenemos que empezar por la Obra Pública, hemos demostrado que podemos hacer viviendas, y estar en obras. Tenemos que ir en búsqueda del trabajo, no sólo debemos dar plata", dijo Alderete.

Para él, "el mayor problema está en los jóvenes, que no saben lo que es un oficio. Inclusive cuando salió el IFE nosotros dijimos que no era la solución", agregó y luego consideró que "que tenemos que ver todo, pensar también en la Hidrovía, que la tendríamos que administrar desde el Estado porque por ahí se va el 50% de la producción argentina a través del contrabando".

"Esto pasa porque estamos en un momento donde todos creen que pueden conseguir todo. Si no podemos despedir a un subsecretario, Moyano (Hugo) aprieta y consigue vacuna, acá también se ve con nitidez todo esto. Nos critican pero son funcionarios pero si no gritan creen que quedan mal con sus bases... Es una cosa de locos" dijo la fuente que, mañana por la mañana, tendrá que verlos cara a cara.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?