Segunda ola: un número que preocupa y otro que permite ser optimistas

Segunda ola: un número que preocupa y otro que permite ser optimistas

Si bien el crecimiento de los contagios preocupa al gobierno, no ha aumentado de manera significativa la ocupación de las camas de terapia intensiva. Esto se debe a que la segunda ola está afectando principalmente a los jóvenes, quienes no requieren internación.

MDZ Política

MDZ Política

El aumento de los casos de coronavirus genera preocupación en los últimos días, con marcas que han superado los 16.000 contagios diarios y que se acercan peligrosamente al récord de 18.000 que se registró durante el primer pico de octubre.

Con el último parte del lunes, Argentina llegó a los 197.179 casos activos de coronavirus, una cifra inédita. Esto es un 13% más de contagios que los registrados durante el primer pico, cuando el 23 de octubre el país alcanzó los 174.369 de casos registrados activos.

Desde ese momento la cantidad de altas le fue ganando a los contagios. Esa tendencia descendente continuó durante noviembre y el 12 de diciembre se tocó un piso de 122.077 casos activos. 

Fue desde ese 12 de diciembre que los nuevos contagios comenzaron a avanzar más rápido que las altas. Ya el 16 de febrero se había llegado a un total de 144.337 casos activos y el 22 de marzo ya habían trepado a 163.558.

En los cinco primeros días de abril los contagios no pararon de crecer de manera sostenida y el país se acerca a superar la barrera de los 200.000 casos activos en cuestión de días. Entre el 1° de marzo y el 1° de abril la cantidad de casos activos creció un 30%.

Lo único positivo es que los casos activos están directamente vinculados a los contagios de personas jóvenes, que requieren menos internaciones y terapias intensivas.

En aquel piso de casos acumulados del 12 de diciembre había 3.594 pacientes en Unidades de Terapia Intensiva. Este lunes, pese a todos los contagios activos que acumula el país, en las UTI del sistema público de salud había apenas 56 personas más: un total de 3.652.

En el pico de octubre, el día 22 se registró un total de 5.037 camas ocupadas. Esto significa que actualmente hay un 38% menos de demanda hospitalaria de alta complejidad que en aquel momento. Uno de cada tres casos nuevos son menos graves que el año pasado.

Mientras en el primer pico de casos activos los internados en las UTI del sector público representaban el 2,89% del total, hoy representan bastante menos: el 1,85%. Pese a que en las últimas semanas hubo un aumento del 30% de casos activos, las UTI ocupadas pasaron de 3.485 a las actuales 3.652.

De esta manera, sólo el 0,38% de los casos de coronavirus que se sumaron al total terminaron en unidades de terapia intensiva. Un caso cada 257. Si ponemos como ejemplo el registro de casos de este lunes, de los 13.000 contagios unos 50 terminarían ocupando una UTI.

Estas características de la segunda ola son las que, según los datos analizados, hacen que el gran caudal de contagios ahora se concentre en la población joven, ya que tienen una mayor actividad social y no han sido vacunados.

El dato imprescindible en este análisis es el de las vacunas. En el país ya suman 56.471 los muertos. Muchas de las personas más vulnerables perdieron la vida en la primera ola. La segunda ola encuentra a gran parte de los adultos mayores en proceso de vacunación. Se espera que muchos de ellos no se contagien o, si lo hacen, cursen la enfermedad de forma leve.

Sin embargo, el ritmo en la provisión de dosis no deja de ser una incógnita. Y detrás de los adultos mayores quedará todavía, como grupo urgente a inmunizar, el que integran más de 5 millones de argentinos menores de 60 años con comorbilidades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?