La dura confesión de Esteban Bullrich sobre su problema para hablar: padece ELA

La dura confesión de Esteban Bullrich sobre su problema para hablar: padece ELA

El senador nacional ha sido blanco de críticas e incluso fue acusado de sesionar alcoholizado. Sin embargo, este miércoles informó que padece Esclerosis Lateral Amiotrófica. Aseguró que seguirá ejerciendo en su banca y subrayó que como católico entiende que es una prueba que le ha puesto Dios.

MDZ Política

MDZ Política

El senador Esteban Bullrich informó que han logrado dar con un diagnóstico definitivo sobre el problema que lo ha estado afectando en los últimos meses y que no le permitía hablar con claridad. "Tengo Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) una enfermedad que provoca parálisis muscular y que es lo que me afecta el habla", remarcó en un comunicado sobre su estado de salud.

"La ELA es compleja pero cuidándose y respetando los tratamientos se pueden atenuar los síntomas", señaló el legislador nacional y afirmó que como católico entiende que es una prueba que Dios ha puesto en su camino y la superará.

"No me voy a mover de donde estoy. Esta situación no me impide continuar con mis funciones", aseguró el legislador nacional que en el año 2017 obtuvo más votos que Cristina Kirchner en las urnas y que tiene mandato hasta el año 2023. "Tengo un compromiso asumido con los bonaerenses y con los argentinos que no se modifica por este diagnóstico", afirmó.

Por otro lado, señaló que desde el lugar que ocupa tratará de trabajar para mejorar las condiciones de vida y la calidad de los diagnósticos de todas las personas con ELA en Argentina. "Esta enfermedad no me define. Vivo una vida feliz y maravillosa y este desafío me pone frente a la necesidad de hacer más cosas y de hacerlas mejor", aseveró Bullrich.

"Mi compromiso es encararla con la misma fuerza con la que enfrenté todas las otras, que nunca fueron fáciles. Vivir, también se trata de darle para adelante", aseguró.

En diciembre del año pasado se había viralizado un video en el que se lo veía hablando con dificultad en una sesión plenaria de comisiones en el Senado. Rápidamente, se lo acusó de estar alcoholizado y el legislador informó que padecía un problema neurológico.

En aquel momento creía que producto del estrés padecía una disartria. "La disartria es un trastorno nervioso que dificulta el uso de los músculos de la boca, la lengua y de las cuerdas vocales, por eso se me escucha hablar raro", había señalado.

Sin embargo, este miércoles señaló que un nuevo diagnóstico determinó que en realidad padece ELA.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?