Restricciones en AMBA: Kicillof respaldó la decisión de Zamora en Tigre

Restricciones en AMBA: Kicillof respaldó la decisión de Zamora en Tigre

El gobernador Axel Kicilof respaldó, en privado, la decisión de Julio Zamora de volver a fase 2 en Tigre por el colapso del sistema de salud. Esa medida también fue tomada como ejemplo en la reunión que hoy el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, tuvo con sus pares de Nación y Ciudad.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su jefe de gabinete de ministros, Carlos Bianco, respaldaron la decisión del intendente de Tigre, Julio Zamora, de suspender todas las actividades comerciales y recreativas a cielo abierto por quince días.

Según revelaron voceros autorizados del gobernador Kicillof, "lo que hizo Zamora está perfecto. Eso es lo que tenemos que hacer... Ojalá tuviéramos veinte como él", dijeron.

Esa opinión se notó en la reunión que tuvieron hoy en el despacho del jefe de Gabinete de la Nación entre Santiago Cafiero, Bianco, y su par porteño, Felipe Miguel. Allí quedó claro que el bonaerense pedía restringir la circulación y las actividades al máximo posible "por quince días".

El intendente de Tigre, venía analizando su decisión de volver a fase 2 en su territorio cuando observaba el crecimiento constante de ocupación de camas de unidad de terapia intensiva, y ayer tomó la decisión cuando comprobó que, a pesar de haber sumado más camas para la atención de los contagiados de COVID graves y agudos, ya no tenía cómo atenderlos en sus centros sanitarios. 

Ayer, en horas de la tarde, Zamora les avisó a Kicillof y Bianco, y ambos convalidaron su decisión de volver a Fase 2, aunque ese respaldo no lo hicieron público. Pero coincide y le da sustento a lo que opinan la mayoría de los funcionarios bonaerenses, que desde el primer día de las nuevas medidas restrictivas para el AMBA las consideraron insuficiente y pretendían que fueran mucho más fuertes. Inclusive, luego de la suspensión de la escolaridad presencial en el AMBA, tanto las autoridades sanitarias de la provincia y el ministro de Seguridad, Sergio Berni, reclamaron más cierres de actividades.

Algunos intendentes se enojaron con Zamora por haberse "cortado solo. No podemos trabajar así, no podemos hacer cada uno lo que nos plazca", se quejaron. En Tigre empezaron las primeras restricciones el año pasado, cuando se produjeron las primeras manifestaciones en contra de los cierres y no había terminado el pico de la primera ola.

Según reveló un director de la zona sanitaria V, que abarca los municipios del noreste del conurbano bonaerense, entre ellos Tigre, "la situación está al límite, amesetada, pero al límite. Si un paciente se queda más de los días previstos en una cama de terapia, ya colapsamos", dijo.

Igual situación sucede en las otras dos regiones sanitarias del Gran Buenos Aires. La sexta, de la zona sur, y la séptima, del oeste. En estos casos, el límite entre que haya camas y no son solamente los días que ocupa un paciente su presencia en el hospital.

Además, la situación también se complejiza en zonas cercanas a Tigre cuando en San Miguel todavía no se han resuelto los problemas salariales que vienen reclamando los trabajadores del área de Salud y los residentes. Ese conflicto inclusive alcanzó el polo sanitario de Malvinas Argentinas, a pesar que el intendente Leonardo Nardini dispuso un aumento del 40% desde retroactivo al inicio de abril.

La intransigencia de los reclamantes, que también se notó hoy en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, puede asemejarse a lo que se vive en Neuquén, donde también, trabajadores del área de Salud, aún no han abandonado las rutas al no considerar adecuados los aumentos ofrecidos. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?