Sin respetar el duelo por Meoni, ya empezó la rosca por su reemplazo

Sin respetar el duelo por Meoni, ya empezó la rosca por su reemplazo

El Ministerio de Transporte maneja tanto poder y recursos que antes del entierro del fallecido Mario Meoni ya empezó la pelea por ver quién se queda con el botín. Se supone que Alberto Fernández respetará que el área tiene que quedar en manos del massismo. Varios actores piensan diferente.

Beto Valdez

Beto Valdez

“No habíamos enterrado a Mario y ya muchos buitres estaban rosqueando para quedarse con el Ministerio de Transporte”, dice sin ocultar la bronca un allegado al fallecido funcionario. La política no tiene sentimientos y la carrera que ocupaba Mario Meoni tiene un alto valor estratégico porque administra demasiados intereses en juego: la Hidrovía, los puertos, los trenes y la caja multimillonaria de subsidios del transporte público.

Hasta ahora, a pesar del comprensible dolor por el fallecimiento del juninense, nadie quiso hablar públicamente sobre el reemplazo. Sobre todo Sergio Massa, jefe político del ex ministro, y el propio presidente Alberto Fernández, muy golpeados por el trágico desenlace. Pero la decisión política es que el área quede en manos del Frente Renovador como se había pactado en el diseño del armado del gabinete después del triunfo electoral del Frente de Todos en 2019. Incluso anoche circulaba el nombre de José Ignacio De Mendiguren como nuevo titular de esa cartera. Pero aparentemente y el ex titular de la UIA y actual presidente del BICE no aceptaría ese cargo por “razones personales”.

Teniendo en cuenta la importancia política de Transporte, en las últimas horas han aparecido varios interesados. Por eso la decisión del reemplazo va a ser un test en la relación de fuerzas dentro del FTD. Le corresponde al massismo pero ya empezó el lobby desde otros sectores, sobre todo en el mundo sindical. 

También se especulaba con la designación del senador cordobés Carlos Caserio, quien había sido tentado en los días previos de la asunción de Alberto para desembarcar en ese ministerio. Finalmente se quedó en el camino porque varios sectores operaron en su contra. Eso sí, logró que algunos cordobeses de su confianza desembarcaran en las segundas líneas, aunque sin mucha injerencia. El senador tiene complicada su reelección en esa banca por Córdoba ante la falta de acuerdo con el gobernador Juan Schiaretti, así que ahora vuelve a mirar con simpatía ese cargo en el Poder Ejecutivo Nacional por su buena relación con Massa.

 Pero en el proceso de la toma de esta decisión están dispuestos a jugar fuerte los gremios del sector. Siempre Hugo Moyano se ha mostrado interesado en el manejo de esa cartera. Hasta tuvo peleas con Néstor Kirchner cuando este puso a Ricardo Jaime. Sin embargo, hay que seguir con atención los próximos movimientos de un jugador de peso: Omar Maturano, secretario general de La Fraternidad y titular de la CATT, la poderosa cámara qué nuclea a los sindicatos del transporte.

El jefe de los conductores de los trenes está dispuesto a apostar fuerte en la conformación del próximo equipo de ese ministerio y tiene un gran aliado en el secretario general de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia. Maturano tiene peso además en la CGT y excelente relación con los grupos empresarios que manejan trenes de carga, Aceitera General Deheza, Roggio y Techint. 

               
Del lado empresario también hubo movimientos. Gabriel Romero, dueño de la concesión junto a la empresa belga Jan De Nul de la Hidrovía que vence a fin de mes, apuesta por la continuidad ya que Meoni era una garantía de transparencia en la futura licitación. Mientras que desde el Instituto Patria vienen operando a favor de los chinos que quieren desembarcar en ese formidable negocio sin competir, mediante un acuerdo entre ambas naciones.

Los empresarios portuarios también están inquietos porque el mes próximo vence la concesión de la Terminal 5 de Buenos Aires y los otros dos grupos deben hacerse cargo del personal. Además estaba previsto que en agosto se llame a licitación del Puerto de Buenos Aires donde el poderoso Alfredo Román, propietario de una de las terminales y del Puerto de Dock Sud, quiere defender sus intereses. Lo mismo ocurre con el grupo filipino que controla el Puerto de La Plata que el kirchnerismo quiere hacer revivir en desmedro del de CABA.

Evidentemente son muchos los intereses en juego en el área de Transporte y por eso empezó el lobby sin respetar el duelo por la muerte de Meoni.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?