Juan Manuel Urtubey: "Necesitamos mucho más que peronistas desencantados"

Juan Manuel Urtubey: "Necesitamos mucho más que peronistas desencantados"

El peronismo no kirchnerista debe construirse, según el ex gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, con figuras de todos los arcos políticos. En un mensaje que habla "de los problemas de la gente, y no de los dirigentes", también advierte que aún no nació la fuerza que le gane a los ultra K o M.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La Provincia de Buenos Aires será el campo de batallada elegido por todas las fuerzas políticas del país para desarrollar sus estrategias de cara al 2023. “El 2021 ese Jordán que tenemos que atravesar todos para saber adonde llegaremos”.

Florencio Randazzo es el candidato in péctore, pero también el diálogo está abierto con Emilio Monzó, Joaquín De la Torre y Graciela Camaño, entre otros. “Son dirigentes que tienen altísimos niveles de autonomía, que dicen y hacen lo que piensan”.

Tras desestimar que fuera a ser candidato en el territorio bonaerense, Juan Manuel Urtubey está dispuesto a volver a trabajar para conformar una fuerza política con alta incidencia peronista pero alejado del kirchnerismo y del Frente de Todos. Mucho más de lo que puede estarlo de Juntos del Cambio, a pesar que los legisladores que se podrían referenciar en ese espacio suelen votar en favor o funcionalmente al oficialismo.

Después que él y toda su familia hayan pasado por el covid-19 durante el año pasado, ahora se muestra mucho más preocupado por el futuro que cuando todo empezó.

Una de sus propuestas, la conformación de un peronismo federal fuerte y unificado, terminó fracasando a comienzo de 2019, y la idea de una fuerza comandada por gobernadores, Sergio Massa y Roberto Lavagna, entre otros, naufragó. Inclusive Miguel Angel Pichetto, jefe de los senadores en aquel momento del peronismo, terminó como candidato a vice de Mauricio Macri.

¿Por qué cree que el peronismo federal no se constituyó electoralmente y la mayoría de sus ingredientes terminaron participando del Frente de Todos?

El fracaso fortísimo del gobierno de Macri hizo que aumentara en buena parte de los argentinos y de los peronistas en particular la necesidad que todos se unieran en su contra. Fue tan malo lo de Macri que nos complicó muchísimo y la estrategia del Frente de Todos fue inteligente, con un candidato que proponía otra lógica a la del kirchnerismo, a pesar que el resultado, como se ve, es lo mismo a aquello.

¿Cómo ve la reconstrucción de ese peronismo federal en la Provincia de Buenos Aires?

La sociedad necesita una oferta electoral mucho más amplia que la que le puede ofrecer el peronismo. Tenemos que ser claros y organizarnos para mostrar una alternativa superadora que se regodea en una grieta entre kirchnerismo y macrismo. Yo no reniego del peronismo, soy peronista, pero ahora necesitamos más y darle a la Argentina, desde la Provincia de Buenos Aires primero, una alternativa superadora.

Hay sectores que están dentro de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos que están incómodos, creen que necesitan más de lo que hoy representan y hasta coinciden en privado. ¿Cree que pueden armar esto que usted describe y convoca?

Este es un proceso y la Argentina debe atravesarlo. Nada se soluciona en el corto plazo y sería ingenuo creer lo contrario de nuestra parte. El 2017 y 2019 se empezó ese camino, pero es una película más que una foto. El 2021 será un hito más en este proceso, esperemos más exitoso.

Elisa Carrió hablaba de un parto largo y doloroso… Antonio Cafiero con la primera renovación peronista, el Frente Renovador, muchos años después, Cambiemos trató de serlo, pero jamás pudo consolidarse un gobierno más lógico y normal.

Tenemos que recuperar una agenda que esté basada en la gente y no en el poder. La Argentina no está discutiendo la movilidad social, el ascenso social. Todo se basa en lo inmediato, en lo urgente, y no hay margen para cualquier otra idea que demande un mediano o largo plazo.

Debemos plantear en la Argentina una agenda que atienda los problemas de la gente y no del poder.

Carrió, perdón por ponerla nuevamente en la charla, habló de que hay una proximidad peligrosa a una situación similar a la de 2001 y el “se fueran todos”. Esto, que usted dice, cuando el poder se pone de acuerdo por las PASO pero no por los otros temas fundamentales va en ese sentido...

No creo que vaya a explotar. La sociedad necesita un horizonte, un futuro. Y tenemos que plantear esa expresión que millones de argentinos necesitan, que no están de acuerdo con este gobierno ni con el anterior. Pero este es un proceso largo…

Susana Giménez dijo que estamos en Argenzuela...

Estamos viviendo una situación compleja en lo institucional, económica, educativa, productiva. Nuestras bases son muy sólidas y aunque algunos quieran bajar esos estándares de calidad e institucionalidad, no podrán con una sociedad que pretende vivir de otra manera.

Estamos viviendo una degradación constante, que no le permite soñar a los jóvenes, a los niños, ni se les permite ir a la escuela y cuando están en el colegio no se le dan las herramientas para el mundo que se viene.

Pero esta sociedad que usted manifiesta buena parte de la población nunca la vio. En este conurbano bonaerense parece que se perdió esta capacidad aspiracional, o mejor dicho, jamás la tuvieron, porque lo único que vieron fue la asistencia social y la planificación estatal que no lo sacó de la pobreza.

Entonces, cuando uno termina sobreviviendo, casi resignando su progreso porque ya vio a su abuelo y a su padre que nunca tuvo posibilidades de otra cosa, estos planteos institucionales, educativos y aspiracionales se pierden o son muy difusos…

Entiendo perfectamente lo que usted dice. Pero hay que reconstruirlo, rápidamente, que cada uno sepa que es artífice de su propio destino. La base fundante somos cada uno de nosotros, y hay que reconstruir esa base.

¿Qué actores tendría esta fuerza que propone para la Provincia?

Hay que animarse a pensar más en ideas que en las personas. Estamos hablando muchos dirigentes, de muchas fuerzas, para generar esas coincidencias y avanzar en ese desafío.

Pero en el bloque federal de la Cámara de Diputados los que lo integran, y que pueden estar con su proyecto, terminan avalando, por acción u omisión, lo que pide el gobierno.

No votamos a favor o en contra de nadie. Simplemente avalamos ideas razonables. Hay que salir de ese eje, de quedar entrampado en un lugar. La dialéctica amigo - enemigo destruye mucho más de lo que construye.

El problema está por igual en el gobierno y en el macrismo. No hay buenos y malos en este juego. Tiene que haber espacios políticos que puedan trabajar con libertad, pensamientos y propuestas que necesita la sociedad.

¿Hay límites para esta nueva fuerza?

Si nuestra referencia son los límites de Macri o de Cristina Fernández de Kirchner, estamos en problemas. Hay que tener un proyecto político propio sin referencias, superando esta dicotomía y con ideas superadoras.

En 2019 Alberto Fernández y Sergio Massa aparecían como garantes que no iba a volver el kirchnerismo salvaje.

Se ve claramente que esto no sucedió.

¿No pudieron hacerlo?

No, no creo que haya pasado nada más que lo que pensaban y no lo dijeron. En la campaña fueron inteligentes, pero el peso político de esa alianza estaba en la Vicepresidente y eso se vio desde siempre. A mí no me sorprendió nada de lo que está pasando en la alianza gobernante.  

¿Cree que esa fuerza nueva que ustedes proponen tendrá representación electoral en 2021?

Si, por supuesto, y ya digo que no voy a estar como candidato. Creo que Buenos Aires tiene dirigentes muy valiosos e inteligentes, con capacidad para estar con la gente. Uno de los problemas serios que tiene la Argentina es la falta de autonomía de la Provincia de Buenos Aires, cuyo gobierno termina siendo una filial del gobierno nacional, y eso lesiona al federalismo. Hay que construir un espacio de poder autónomo.

También va en contra de esa supuesta autonomía que nunca se toca la coparticipación que termina debilitando a Buenos Aires.

Este es un típico caso del huevo o la gallina. Sin autonomía no pueden defender por mejorar su coparticipación. Si fueran autónomos, podrían haber peleado por esa mejora económica.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?