Federico Pagano: "Argentina es una familia que no sabe vivir con lo que tiene"

Federico Pagano: "Argentina es una familia que no sabe vivir con lo que tiene"

Federico Pagano es uno de los representantes de la nueva generación de empresarios. Preside el CEM y maneja una entidad financiera. Hace un duro análisis de la realidad argentina y del país. Perfil de un empresario de la camada a la que le toca hacerse cargo. "El Estado nos afana a todos", asegura.

Nicolás Attias

Nicolás Attias

Federico Pagano, una mirada práctica sobre los problemas de Mendoza y la Argentina

El joven gerente de Montemar analizó el presente y futuro de la provincia y el país. Contó a MDZ cómo fueron sus comienzos y el fuerte vínculo familiar. "Yo no soy una persona que pregunte qué es lo que hay que hacer. Puedo estar escuchando opiniones, pero a mí me gusta arreglar las cosas yo". El dueño de esta sentencia es Federico Pagano, presidente del Consejo Empresario Mendocino, gerente general de Montemar, y uno de los integrantes de la camada de jóvenes emprendedores que buscan empujar al sector privado de Mendoza.

En Pagano se conjugan la mirada práctica y metódica de los cuadros que definen el rumbo de empresas y proyectos que deben sortear la marea impositiva argentina y la crónica incertidumbre económica, laureles que el país supo conseguir lamentablemente hace rato.

Hijo de una familia de profesionales, descubrió su vocación al sumarse a la empresa familiar. Ahora es dirigente empresario y parte de una camada a la que le toca “hacerse cargo” en un contexto muy complejo

El país

Pagano es práctico. Para explicar la realidad del país, usa metáforas llanas y ejemplos que suenan familiares. 

-¿Cuál es el diagnóstico que hacés de lo que pasa en Argentina?

-Argentina es una familia que no sabe vivir con lo que tiene, en una familia una mamá se preocupa por garantizar la educación y la alimentación de los chicos, aquí no estamos siendo capaces de garantizar el alimento y la educación de los chicos que es la base del crecimiento, y el desarrollo".

-El escenario y futuro inmediato es más bien sombrío

-El Estado nos afana a todos, lo que comprás en el almacén tiene IVA, ingresos brutos, entonces no es uno que labura para el Estado sino que el Estado esquilma al asalariado y encima tiene que pagar Ganancias,  Los políticos siempre quieren tener caja, si te la pasas de elección en elección, te la pasas prometiendo cosas, pero nunca realizás lo que tiene que ser para cambiar la realidad.  La política es un negocio de plata y poder, prefieren que haya más pobreza e indigencia para tener el control de las transferencias de subsidios y así tener el poder para ganar elecciones.

-¿Por qué pasa esto?

-Si Argentina fuera una entidad financiera te diría que es un fracaso total, si Montemar hubiera estado en un país normal y razonable nuestro negocio sería muchísimo mayor, pero como la economía no es sana y no tiene mirada de largo plazo, la compañía no creció lo esperado. El sistema financiero argentino representa un 13% del PBI porque el Estado manotea los recursos. Por la cultura irresponsable de los gobernantes la gente no confía en los pesos, entonces siempre busca una alternativa al ahorro en moneda nacional porque no confía. Si no confiás no tenés sistema financiero, si no tenés sistema financiero no tenés créditos ni ahorros para invertir y crecer. Encima el Estado también toma créditos, y le quita posibilidades de créditos al ciudadano común.

-¿Qué puede hacer Mendoza?

Mendoza tiene hoy más pobreza que las provincias vecinas cuando nunca fue así. No recibimos nada de Nación, siempre estamos relegados, entonces podríamos hacer más creativa la estructura impositiva provincial para los privados, y todo lo que se baje en tributos es para crear empleo. Te cambio impuestos por empleo, un tipo que va la actividad privada es un tipo menos para subsidiar.

La alícuota de ingreso brutos nunca cambió, está en 7,5% cuando la podrían bajar. Hay que hacer reformas de fondo en el Estado para que los recursos que le llegan se usen razonablemente bien, y también una reforma de esquema en la contratación de la administración pública. Estas propuestas ya las hicimos pero nunca las aplicaron.

-¿Se puede hacer minería u otra actividad?

-Es una locura que en Mendoza no se haga minería, porque esta actividad no es solamente oro, con la 7722 no se puede hacer nada, cualquier explotación minera es inviable. En San Juan es todo lo contrario porque es una provincia con recursos que se alimentan de la minería, del Fondo anticíclico. Alguien tiene que hacer la cuenta, qué vas a producir, qué vas a gastar y qué vas a hacer para estar mejor de lo que estás hoy formando parte de la Argentina, si las cuentas no dan no lo haría.

Perfil

Hijo de Ofelia Brugnoli y de Osvaldo Federico Pagano, se casó en el año 2010 cuando tenía 27 años con Maria José Sánchez Baca. Tiene tres  nenas: Helena Virginia de 7 años, Maria Julia de 4 años y Maria Emilia de 1 año, "bebé de cuarentena prácticamente", según su definición. La foto familiar la completan sus hermanas: Maria Lourdes Pagano que es economista y Gabriela Lucía, oftalmológa como la madre.

Federico se define como muy amiguero. "Mis amigos me dicen el boticario porque si alguno se enferma y no está el médico me preguntan a mí qué es lo que tienen que tomar. También me dicen "El abuelo", porque soy el más centrado, el más tranquilo".

Sus comienzos

Antes de llegar a la gerencia general de la compañía financiera Montemar, Federico Pagano recorrió un camino marcado por las amistades, la familia, el vínculo fuerte con su papá, y una primera aventura laboral en la nieve.  "Mi primer profesión fue ser instructor de esquí. A los 17 años rendí el curso en Las Leñas, y luego también fui a Austria. El fanático número 1 del esquí era mi viejo, quien el 27 de julio de 2019 falleció de un cáncer fulminante".

La relación con su padre no solo fue determinante en la elección de la carrera sino también en la proyección laboral.  "Cuando perdí a mi viejo, también perdí a un amigo y a mi jefe, esta es la oficina de él, los cajones están llenos de cosas de él, está lleno de carpetas y papeles, es todo un despelote de revisión, los útiles de la oficina son de mi viejo", dice.

"Cuando me recibo empiezo a trabajar con un amigo, Fernando Osta, pero mi viejo me pidió que estudie los balances de Montemar de 2006 para que le dijera qué veía. Agarré todos los balances posconvertibilidad y los pasé a un archivo de computadora, hice una recopilación y le hice una propuesta al directorio. Esta empresa vende todo tipo de préstamos, en ese momento vendía una cartera de préstamos clase A para generar más liquidez para colocarlos en otros productos. También ofrecía créditos de un fideicomiso. Yo veo que por el costo del fideicomiso, no era conveniente y que lo mejor era tener todos los préstamos personales".

"Les hice esta propuesta y el directorio me convocó a trabajar para Montemar. Al principio les facturaba, luego me enteré que se debía a un pedido de mi viejo. Él quería que yo entrara formalmente a trabajar cuando se cumplieran 40 años de que él ingreso a la empresa, me hizo facturar hasta que se cumplió esa fecha".

Pagano se consolidó en el área de riesgo operacional. Aprendió a leer y comprender los procesos de Montemar para tenerlos registrados y analizados. "Una normativa del Banco Central obligó a generar un departamento de Riesgo el cual me facilitó a mí entender todos los procesos financieros que debe cumplir un préstamo".

Sobre el futuro de la empresa asegura que "no pasa por transformarse en un banco, sino en invertir en tecnología y digitalización. La idea es que haya un Montemar tradicional y uno digital. Buscamos gente que pueda desarrollar esto, para el desarrollo de Montemar digital con créditos en línea, ya que es el nicho que genera clientes más jóvenes, no es el mismo negocio y tiene sus desafíos. Tenemos que lograr balancear la tradición con la innovación".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?