Los petroleros estarían dispuestos a desalojar por mano propia

Los petroleros estarían dispuestos a desalojar por mano propia

El secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, amenazó con desalojar con su gente a los autoconvocados que impiden la circulación en todas las rutas provinciales. La radicalización de los nuevos piqueteros impide cualquier negociación y las petroleras planean otro esquema de negocios

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Las bases del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén y Río Negro, que conduce Guillermo Pereyra, se están revelando a la diplomacia autoimpuesta por el máximo referente gremial y, de dar apoyo con trailers, comida, agua y viandas de todo tipo ahora están dispuestos a desalojar por la fuerza a los autoconvocados y referentes kirchnerista y de izquierda que mantienen bloqueadas más de veinte rutas de toda esa provincia.

Mientras tanto, las empresas petroleras están repensando toda su planificación en la cuenca de Vaca Muerta por los constantes cortes de ruta, bloqueos, sabotajes mapuches y presiones de la Provincia de Neuquén y los municipios en los que se extiende el yacimiento de shale y gas más importante de Sudamérica.

"Esto es insoportable. La inacción del gobernador Omar Gutiérrez no solo afecta a las petroleras sino a todos los talleres, tallercitos, empresas, y comercios que viven de la actividad", dijo uno de los hombres cercanos a Pereyra, quien ayer anunció que si no había una pronta salida él estaba dispuesto a movilizar y desalojar las rutas. 

"Lo mal interpretaron" dijo un importante referente de Rincón de los Sauces que sabe todo del dirigente gremial.

A pesar de la aclaración, se percibía suma tensión en su expresión, máxime cuando AXXON, que tiene base en esa localidad cordillerana, ya anunció el cierre de una de sus yacimientos por el bloqueo. 

"Es imposible ingresar a los yacimientos. Los piqueteros también advirtieron que muchos trabajadores venían en sus autos particulares o alquilados, y ya no los dejaban pasar. Otros alquilaron helicópteros, y avionetas para llegar a los yacimientos, pero mucho lo costeaban ellos, por lo cual es insoportable todo", sostienen las autoridades de Rincón de los Sauces y Añelo.

Con este panorama, es muy factible que, si no hay un llamado directo del gobernador o de alguna autoridad de Energía de Nación, conducida por el lugareño Diego Martínez, los petroleros cumplan con su amenaza y quieran desalojar las rutas con sus seguidores, lo cual podría provocar en una nueva tragedia neuquina, tal cual viene alertando MDZ desde que arrancó el conflicto. 

El problema del territorio se agudiza porque todos se conocen. Y las posturas son irreconciliables. Mientras que la CTA Autónoma, que apoya la intransigencia de los autoconvocados, acusa a los dirigentes gremiales Pereyra y Carlos Quintriqueo de "abandonar a los trabajadores", desde el resto de los sectores políticos, institucionales y gremiales sostienen que Alfredo Marcote, de ATE disidente, es el que "siempre quiere poner un muerto en alguna ruta". 

Si bien la complejidad política y social de Neuquén, una provincia que sobresale por su desigualdad entre los que están al borde de las riquezas naturales y ven como esos recursos pasan por encima de sus cabezas, ya que las localidades carecen de gas, agua potable e inclusive de electricidad, nunca la tensión llegó hasta este pico. 

"Los cortes duraban uno o dos días, pero esto se desmadró. O era Cutral Có, o era Añelo, pero nunca en todos lados a la vez", recuerda un experimentado diputado provincial, petrolero en sus orígenes, y miembro del Movimiento Popular Neuqiuno en la actualidad.

Irónicos, los jerárquicos de las petroleras que trabajan en la región, dicen que todo lo que pasa en la cuenca es "peor de lo que sufrimos en Asia o Africa. Allá las peleas son entre las tribus, pero pocas veces afectan la actividad. Acá es directamente contra la industria del petróleo. Primero los Mapuches, luego los petroleros, los de la UOCRA, los docentes, los médicos... Todos vienen y reclaman acá", expresaron en una reunión informal en la cima de la meseta a la que tuvo acceso MDZ a través de un audio de wats app. 

Según reveló uno de los pocos CEOs que están en Neuquén capital, monitoreando la continuidad de la crisis y yendo todos los días a la sede de la Casa de Gobierno provincial, "ya estamos hartos de todo esto. Es imprescindible que se cambie de raíz la manera de gestionar los territorios".

Por los cortes, los saqueos y las pérdidas millonarias que sufren, las empresas están analizando traer fuerzas especiales, que ellos costearán, para garantizar la seguridad de sus intereses. Desde que explotó el furor del yacimiento Vaca Muerta se está analizando la creación de un nuevo epicentro con aeropuerto y logística para evitar estos episodios que impiden el normal desenvolvimiento de la actividad. 

"Es todo una extorsión... Todo el mundo se basa en una presión tras otra. A las operadoras no se las autoriza a llevar viviendas móviles para presionar en la creación de un mercado inmobiliario que desarrolle las ciudades. Pero es inviable vivir ahí para las familias acostumbradas a escuelas privadas, recreación y paseos que hoy ni jamás se tendrá por acá", aseguró uno de los damnificados que tomó un helicóptero desde Añelo a Neuquén Capital para ver a su familia. 

"Ya bastante se aburren acá... Imaginate arriba o abajo de la meseta", agregó este empleado superior que gana un importante sueldo mensual, pero tiene a cien kilómetros a sus seres queridos con los que se reencuentra sólo los fines de semana. 

Hasta los pequeños y medianos empresarios la cuestión se complejiza por la cantidad de oficinas que tienen que transitar para conseguir una parcela para construir un galpón o una playa logística. 

Con la amenaza petrolera, más el paro por tiempo indeterminado, Pereyra y Quintriqueo han puesto a las autoridades provinciales en la obligación de resolver el conflicto antes que la situación termine por desmadrarse trágicamente. Mientras tanto, todos los sectores políticos observan cómo el desgaste sólo recae en el gobernador. 

"Qué querés que haga... Mandó a todos los funcionarios para que vean como terminar con todo esto. Si va personalmente, y no consigue la solución, listo, no hay más nada", expresó un intendente que lo acompaña mucho casi cotidianamente. Sin embargo, se asombra cuando se le pregunta por el rol que está teniendo el jefe del Movimiento Popular Neuquino, Jorge Sapag.

Quienes conocen la historia neuquina, los precedentes de YPF como única productora y la llegada de las empresas privadas a sus proyectos, saben que no hay demasiadas salidas que no sean trágicas. Es lamentable, pero concreto. Y ante una situación de extrema complejidad, "una solución extrema, con la crisis posterior, ayuda a reacomodar todos los actores en conflicto. Y ahí Sapag es el que administrará la nueva crisis con el consentimiento de Pereyra y los gremios, porque habrá un nuevo reparto. 

Acá también empiezan a pesar las candidaturas de 2021 y 2023 y se nota, mientras que el gobierno nacional no ha emitido sonido, no sólo a través de Martínez, sino del ministro del Interior, Wado de Pedro, que sabe que Gutiérrez es un aliado estratégico del presidente Alberto Fernández.

¿Será por esto último que aún no participó en la zona?.... 

 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?