Los padres de Vizzotti fueron vacunados y hay dudas sobre su prioridad

Los padres de Vizzotti fueron vacunados y hay dudas sobre su prioridad

Los nuevos datos oficiales reflejan que Carlos Alberto Vizzotti, médico jubilado de 77 años, y su esposa, Silvia, ama de casa de 74 años, recibieron la primera dosis de la Sputnik V el jueves 18 del mes pasado, en el partido de Escobar.

MDZ Política

MDZ Política

Según surge ahora en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), los padres de la actual ministra de Salud, Carla Vizzotti, fueron vacunados contra la covid-19 tan solo un día antes de que estallara el escándalo por las vacunas vip.

Los nuevos datos oficiales reflejan que Carlos Alberto Vizzotti, médico jubilado de 77 años, y su esposa, Silvia, ama de casa de 74 años, recibieron la primera dosis de la Sputnik V el jueves 18 del mes pasado, en el partido de Escobar.

Fueron vacunados durante la primera jornada de vacunación prevista para los mayores de 70 años que hubieran solicitado un turno en la provincia de Buenos Aires. El padre de Carla Vizzotti quedó asentado como “personal de salud”, aunque se encuentra retirado, de acuerdo con los registros del PAMI; ella, como “mayor de 60 años”.

La presencia de ambos entre los vacunados se suma a la de otros miembros del círculo más íntimo de Vizzotti, quien tras asumir como ministra afirmó que “desconocía totalmente”, recuerda el diario La Nación.

Por su parte, desde el Ministerio de Salud indicaron que los padres de Vizzotti son mayores de 70 años y solicitaron un turno como cualquier otro ciudadano, fueron citados y se los vacunaron en la misma dependencia pública que otros adultos mayores en igual circunstancia.

Sin embargo, y mucho más teniendo presente las declaraciones de la flamante ministra, que asegura no haber sabida nada sobre el vacunatorio VIP, son pocas las dudas que caben respecto de la rapidez con que fueron vacunados sus padres. En este sentido, cabe señalar que adquirir un turno para la primera jornada de vacunación es el resultado de dos cosas: o de una simple y enorme suerte (como la que quisieran la mayoría de las personas mayores), o, simplemente, de un buen acomodo por parte de quienes tuvieron a cargo la logística e inscripción de los turnos.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?