La visibilidad lésbica, el legado de la Pepa: columna de Silvina Anfuso

La visibilidad lésbica, el legado de la Pepa: columna de Silvina Anfuso

El 7 de marzo es el Día de la Visibilidad Lésbica por el asesinato de Natalia Gaitán, creemos necesario recordar lo que sucedió con ella hace 11 años.

Silvina Anfuso

En marzo de 2010, la joven cordobesa de 27 años, Natalia “Pepa” Gaitán fue asesinada a quemarropa por el padrastro de la que entonces era su novia. Su trágica muerte fue un caso emblemático de violencia contra una mujer lesbiana y a pesar de que la Justicia no reconoció que fue un crimen de odio lesbofóbico, cada 7 de marzo se conmemora el Día de la Visibilidad Lésbica.

El recuerdo de la Pepa es ahora un acto político porque la memoria feminista es un pacto contra el olvido y la promesa de una reescritura de la historia.

El 6 de marzo de 2010 el padrastro de la novia de Pepa, Daniel Torres, le disparó a la altura del hombro derecho con una escopeta, en la puerta de su casa; Pepa murió en la madrugada del día siguiente en el hospital, después de demoras en su atención.

Hubo discriminación y ninguneo en el juicio. La Cámara Séptima del Crimen resolvió que fue un homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y le impuso a Torres la pena de 14 años de prisión. La madre de Pepa, Graciela, denunció que “la dejaron morir como un perro, no solo por salir con otra chica, sino también por ser pobre”.

La Pepa se hacía visible contra todo, hacía evidente lo innombrable, aún a pesar de la violencia y la discriminación constante que sufría. Por eso es importante recordarla y celebrar su valentía.

Por Silvina Anfuso
Directora de Género y Diversidad

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?