Julio María Sanguinetti, a los 85 años, no se adelantó en la cola y sacó turno para vacunarse

Julio María Sanguinetti, a los 85 años, no se adelantó en la cola y sacó turno para vacunarse

El ex presidente uruguayo no se salteó la fila, sacó turno junto a su mujer Marta y se vacunó hoy como cualquier hijo de vecino. A los 85 años dio el ejemplo al resto de la clase política y a la ciudadanía.

Beto Valdez

Beto Valdez

Julio María Sanguinetti, dos veces presidente de Uruguay, con 85 años y su mujer Marta de 84 esperaron su turno para vacunarse en la ciudad de Las Piedras. No hizo uso de su influencia ni llamó a ningún amigo para “saltearse la fila”. La contracara del funcionamiento de vacunación en la Argentina, ya que ese país gobierna una coalición integrada por el partido Colorado del ex jefe de Estado oriental.

Con un simple llamado podría haber conseguido la vacuna en su casa para él y su esposa como los Duhalde. Evidentemente en la otra orilla del Río de la Plata las cosas funcionan diferente. 

“Un cambio cualitativo y el último empujón. Las circunstancias, en aspectos sanitarios medulares, han cambiado para peor”, dijo después de ser vacunado. 

Y agregó “ello nos exige a todos mayores sacrificios, pero -vacunación mediante- hay luz al final del túnel”.

El 26 de marzo se cumplen 30 años del Tratado de Asunción que firmaron Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en 1991 y que dio origen al Mercosur. Sanguinetti, Raúl Alfonsín y José Sarney cumplieron con ese sueño. Hoy el presidente Alberto Fernández decidió pelearse con sus colegas de ambos países: Luis Lacalle Pou y Jaír Bolsonaro, poniendo en riesgo la continuidad del Mercosur. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?