Que florezcan mil flores, también en Juntos por el Cambio

Que florezcan mil flores, también en Juntos por el Cambio

Juntos por el Cambio de la Provincia de Buenos Aires aparece llena de botes y pocos barcos para llegar a la orilla de la elección de 2021. Intendentes con el Grupo Dorrego, Peronistas Republicanos, la resuelta interna radical, y ahora los territoriales y Emilio Monzó quieren un lugar.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Los que hace algunos años eran “los sin tierra”, porque representaban distritos no gobernados por Cambiemos, se reconfiguraron con una pretensión diametralmente opuesta: tener territorio, y a partir de hoy configuraron “la territorial, la agrupación del millón de votos”.

Ya nacieron con un error de cálculo. Si ganaran, sólo con La Matanza, obtendrían muchos más. Ironía aparte, en Tigre, Alex Campbell, ex secretario de Asuntos Municipales y mano derecha de María Eugenia Vidal y su ex jefe de Gabinete, Federico Salvai, reactivó esa vieja idea de agrupar a los dirigentes que militan en Juntos por el Cambio y por diversas circunstancias no tienen la posibilidad de ganar.

Las dificultades, quizás, nazcan de la propia creencia de la calidad de algunos dirigentes o su pertenencia territorial, que fue propuesta “de arriba para abajo”, y no desde el propio territorio, en épocas donde Cambiemos y el vidalismo dominaba la escena. La Matanza, Moreno y Merlo, las “tres M”, son claros ejemplo de esto.

“Esta es una flamante agrupación lanzada por los mal llamados “Sin tierra”, dijeron los organizadores de este grupo político compuesto por dirigentes del conurbano, como Campbell, de San Fernando y actual vicepresidente del bloque de diputados provinciales de JXC, el ex ministro de Educación de la Nación y candidato a Intendente por La Matanza, Alejandro Finocchiaro, el ex Intendente de Quilmes, Martiniano Molina, el candidato a Intendente de Hurlingham, y actual funcionario y armador de Horacio Rodríguez Larreta, Lucas Delfino, el ex ministro de Desarrollo Social de María Eugenia Vidal y candidato a Intendente de San Martín, Santiago López Medrano, y el Presidente del HCD  de Tigre, Segundo Cernadas, quien hizo de anfitrión en el lanzamiento. El recorrido previo los hizo revalorizar el trabajo de los dirigentes locales, por eso consideran vital que “la construcción política quede en cada uno de los distritos”.

Sin embargo, en el punto siguiente, aparece la gran diferencia con los intendentes del PRO, el radicalismo y el resto del abanico opositor, como Joaquín de la Torre, de San Miguel, que no quieren imposiciones porteñas a pura “amenaza de encuestas”.

“El candidato a gobernador debe ser quien mejor mida en la Provincia”, dicen. Acá todos ven la incidencia de Horacio Rodríguez Larreta y su deseo de colocar al porteño Diego Santilli como próximo candidato.

Con razón o no, la mayoría cree que ese es el camino y les recriminan a varios jefes comunales del PRO “no atendernos el teléfono o invitarnos un café”. Parece que el jefe comunal porteño también lo hace.

Esta reunión motivó algunas rispideces con los jefes comunales, los verdaderamente territoriales. Según dejaron trascender en la organización, hubo algunos que respaldaron el encuentro pero otro, en la zona Sur del Conurbano, llamó para preguntar si iban a ir o no.

La frase que más sorprendió fue cuando, en el documento firmado por todos los presentes, Campbell dijo que “En lo personal creo que María Eugenia Vidal tiene mucho para darle al país como presidenta y Cristian Ritondo sería sin duda un gran gobernador, con decisión para enfrentar la inseguridad que es nuestro principal problema”.

Fervorosos defensores de Juntos por el Cambio, los territoriales también sostienen que “la construcción territorial en la provincia se hace con gente que entienda los territorios y que cada distrito tiene sus particularidades. Por eso es importante que la opinión de este grupo tenga peso en los lugares donde se toman las decisiones, y no desde un escritorio que no tiene nada ue ver con la realidad que cada uno vive.”

Del encuentro fundacional además de los ya mencionados, participaron por José C. Paz, Ezequiel Pazos con un rol muy activo en el armado del grupo, Leandro Costa (Escobar), Agustina Ciarletta (San Fernando), Gastón Di Castelnuovo (Ituzaingó), Gabriel Mercuri (Lomas de Zamora), Evert Van Tooren  (Esteban Echeverría), Rita Salaverry (Lujan), Guido Giana (Presidente Perón), Pablo Alaniz (Florencia Varela), Rubén Barabani (Ezeiza) y Santiago Mac Goey (Cañuelas).

Estos movimientos se producen cuando recién terminó la interna radical y su nueva conducción, a cargo de Maximiliano Abad, ratificará el acuerdo con las fuerzas que componen Juntos por el Cambio.

Quizás por eso no haya sorprendido tampoco la reaparición mucho más activa de Emilio Monzó, quien en una recorrida por la zona oeste del Gran Buenos Aires, ratificó su pertenencia al espacio, luego que muchos también lo miraran con desconfianza por el apoyo que le dio a Gustavo Posse, el intendente de San Isidro que hizo campaña proponiendo una reconfiguración general de Juntos por el Cambio.

En el lugar que más fuerte se lo nota en el AMBA, Monzó visitó el Parque Industrial de Moreno junto con el ex senador y último candidato a intendente, Anibal Asseff, Claudia, su hermana y concejal, y la mayoría de los ediles que siguen a “los turcos”, en esa localidad.

Desde allí fueron a General Rodríguez, donde también compartieron un asado con referentes de otras localidades, como Merlo, donde Eduardo Varela trabaja activamente con el diputado nacional Sebastián García De Luca.

Moreno está en el ojo de la tormenta por la escandalosa no elección que sin embargo arrojó la participación de casi 4.000 votos en favor de la lista provincial que apoyaba a Posse. Allí hay severísimas sospechas que Joaquín Nogueira, aliado del vicegobernador Daniel Salvador, se haya “desprevenido” y sin ninguna oposición a la vista hubiera realizado una conocida “vuelca de urnas”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?