El juez de la Corte que a los 80 resistió el emplazamiento de ANSES y no se jubilará

El juez de la Corte que a los 80 resistió el emplazamiento de ANSES y no se jubilará

Se trata de Pedro Llorente, quien fue uno de los jueces intimados para que completara los trámites jubilatorios y dejara el cargo. Llorente es parte de la mayoría radical que controla el alto tribunal. "Un funcionario de cuarta categoría no lo va a empujar al retiro", dijeron en su entorno.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Está cerca de cumplir 80 años. Casi nunca habla. Y es un actor clave en el esquema de poder de la Suprema Corte mendocina.

Se trata de Pedro Llorente. Su presencia le garantiza a un sector del alto tribunal la mayoría. Compone el grupo que lidera el presidente, Dalmiro Garay, y que conforman también José Valerio y, desde hace poco, María Teresa Day.

Al conseguir con Day el mágico número de cuatro integrantes, la "nueva mayoría", cercana al radicalismo, desalojó el año pasado del poder a los ministros filo-justicialistas Omar Palermo, Mario Adaro y Julio Gómez. Esto ocurrió tras la renuncia de Jorge Nanclares, quien se había aliado con el sector peronista, pero se fue y lo dejó en minoría.

Por eso, más que nada, Llorente sigue siendo muy importante en la Corte. Pero tiene la misma antigüedad que Nanclares, por lo cual, la especulación constante es cuándo se irá a su casa.

Pues bien, ese momento no está tan cerca. El supremo lo acaba de demostrar con un gesto: rechazó una intimación de la ANSES para acelerar su jubilación.

Llorente fue uno de los más de 200 jueces añosos que fueron emplazados a renunciar o desistir del trámite jubilatorio que habían iniciado, bajo la amenaza de que tomar la segunda opción podía hacerles perder los beneficios que gozaban cuando iniciaron los papeles.

No fue el único mendocino. A pesar de que la mira parecía apuntar a Comodoro Py y a los magistrados enfrentados con el kirchnerismo, la intimación de ANSES le llegó a más de una decena de jueces locales.

Algunos de ellos se jubilaron, pero no fue el caso de Llorente, quien interpuso un recurso ante ANSES y se opuso al emplazamiento.

El ministro de la Corte pretende dar pelea contra una medida que algunos consideran "extorsiva". La circular de ANSES afecta a los magistrados mayores que iniciaron el trámite jubilatorio pero no cesaron en el puesto, algo que ha sido muy común en tribunales.

Para forzarlos a renunciar, el organismo previsional les ofreció a los jueces la opción de dejar el cargo en los 30 días posteriores a la notificación, acción que tendría una recompensa: acceder al régimen "viejo" de jubilaciones.

Este régimen fue modificado el año pasado en varios aspectos. Entre ellos, el salarial: anteriormente la jubilación representaba el 82% móvil del último salario desempeñado y con la reforma pasó a ser un promedio de los sueldos cobrados en los últimos 10 años. 

La modificación afecta el bolsillo de aquellos jueces que fueron creciendo en la carrera judicial. No sería el caso de Llorente, que no lleva 10, sino más de 30 años en el cargo de ministro de la Corte. De todos modos, el magistrado se resistió.

Han habido más reacciones de quienes consideran que las leyes no se pueden aplicar en forma retroactiva y que nadie podrá quitarles el "derecho" a los jueces de jubilarse de acuerdo con las reglas que regían cuando iniciaron el trámite.

La ANSES, por su lado justificó la medida en que equipara a los jueces con los ciudadanos comunes, ya que cualquier ciudadano común se encuentra sujeto a cumplir con los trámites jubilatorios en tiempo y forma. La otra lectura dice que es parte de la embestida del Gobierno Nacional contra una parte de la Justicia y que los mendocinos han caído en la volteada por el traspaso a la Nación de la caja jubilatoria.

¿Las razones de Llorente? "Quiere seguir trabajando y está muy lúcido para hacerlo", dicen cerca suyo. Y agregan: "No lo va a empujar a jubilarse un funcionario de ANSES de cuarta categoría".

Que se vaya o no Llorente no comprometería la mayoría radical de la Corte en lo inmediato, ya que el gobernador Rodolfo Suarez dispone de la mayoría en el Senado provincial para imponer el pliego que envíe para remplazarlo.

Eso sí, en tribunales hay quienes ya palpitan una discusión intensa hacia adentro del oficialismo cuando se produzca la vacante, si es que esto ocurre pronto.

Para el mundo judicial, es número puesto para integrar la Corte cuando se vaya Nanclares el actual ministro de Gobierno Víctor Ibáñez. Pero hay interrogantes: ¿Pasaría el filtro radical un candidato de origen académico, tras los enfrentamientos que tuvo Alfredo Cornejo con el exministro Alejandro Pérez Hualde? La pregunta, por ahora, queda flotando el aire.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?