Kicillof, solo ante el escándalo de las vacunas

Kicillof, solo ante el escándalo de las vacunas

A pesar de algunos tibios esfuerzos realizados por personas de su máxima confianza, ningún referente de primer nivel del Frente de Todos se expresó en respaldo del gobernador Axel Kicillof por la denuncia de Beatriz Sarlo contra su esposa, Soledad Quereilhac.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

A pesar de los esfuerzos realizados por su Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y las preguntas informales que realizó su ministra de Gobierno, Teresa García, hasta el momento no hubo un intendente de la Provincia de Buenos Aires que haya respaldado al gobernador Axel Kicillof por el debate abierto por la supuesta oferta que su esposa Soledad Quereilhac le hizo a la editorial de Beatriz Sarlo para que ella sea una de las primeras personas en vacunarse.

Varios jefes comunales, cuando surgió el debate por los vacunatorios VIP, dijeron que se habían vacunado porque así lo había pedido el gobernador para dar mayor confianza al plan oficial en favor de la Sputnik V, también lo había hecho su jefa política, la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Habitualmente, ante situaciones similares, en las que su máxima autoridad territorial está envuelta en un terremoto político provocado por un dirigente o personalidad que no pertenece a su fuerza política, el peronismo se encolumna y realiza una fuerte defensa ante los ataques "desestabilizadores", "antivacunas" u otras acusaciones. Nada de esto está pasando, hasta el momento.

“Se ve que atacar a Axel Kicillof y Soledad Quereilhac para tapar el escándalo que pasó con la vacunación a los adultos mayores en CABA salió mal”, aseguró Federico Otermín, uno de los pocos que habló del tema. El presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, aliado del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, no pudo conseguir, tampoco, otras voces para respaldarlo.

Hasta el momento tampoco se expidió la titular de la Cámara de Senadores, Verónica Magario, aliada política del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. 

Kicillof y su esposa fueron los protagonistas máximos de las explicaciones brindadas desde el gobierno bonaerense. Ni La Cámpora, ni los intendentes parecieron preocuparse por su suerte. Su relación casi formal con la mayoría de los protagonistas políticos del Frente de Todos habrá incidido para qué, hasta el momento, el peronismo de los intendentes y el del propio partido, inmerso en negociaciones e impugnaciones cruzadas, miraran para otro lado. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?