En medio de la peor crisis, desalientan la actividad en Capital

En medio de la peor crisis, desalientan la actividad en Capital

La economía de Mendoza cayó más que en 2002. Se perdieron empresas y empleos. El comercio fue uno de los sectores más afectados. Ahora hay quejas por el ahogo que sufren, mientras el sector busca repuntar.

MDZ Política

MDZ Política

El país y Mendoza en particular vienen de un golpe durísimo: la economía cayó más que luego de la crisis del 2001, se perdieron más empleos y hay nulo incentivo a la inversión. Los datos económicos que se conocieron esta semana, difundidos por la Fundación Mediterránea, dan cuenta de ello y también de las perspectivas para este año, que no son de recuperación importante. 

El sector del comercio fue uno de los más afectados por la crisis generada por la pandemia. Se trata de un sector que aporta el 20% del Producto Bruto Geográfico, es decir uno de los más importantes. Esa realidad plantea un 2021 complejo por las dificultades para reactivar. En ese marco los comerciantes de la Ciudad de Mendoza llaman la atención por el ahogo que dicen sentir por parte de la Municipalidad que, aseguran, en vez de motivar la inversión y el desarrollo, presiona por otros medios. 

Como explicó MDZ, comerciantes del Paseo Arístides presentaron una nota al Intendente Ulpiano Suarez para ser escuchados y buscar un alivio. "Con nuestras gestiones permitimos y empujamos la actividad de economías directas e indirectas, que en el Paseo Arístides somos más de 40 establecimientos gastronómicos y que proveemos trabajo directo a un promedio de 12 personas cada uno (480 familias), pero también indirecto a cientos de proveedores y pequeñas y medianas empresas que subsisten gracias a que desarrollamos nuestra actividad normalmente", indicaron los comerciantes, que recordaron que en Ciudad pagan las tasas más altas de la provincia. "Sólo pedimos reglas claras niveladas para todos, condiciones de trabajo que nos ayuden a desarrollar nuestra actividad comercial, a continuar apoyando las iniciativas de la provincia y la comuna", agregaron.

El año pasado el comercio cayó un -9,6% y muchos debieron cerrar sus puertas. Otros se mantuvieron en pie gracias a un esfuerzo enorme. También se perdieron empleos. "Venía de dos años malos, y 2020 resultó peor en ventas En términos anuales, las caídas de ventas fueron heterogéneas, impactando más fuertemente en centros comerciales, autos 0 km y comercio minorista", indica el informe del Ieral.

Este año la recuperación es lenta porque además de la mala situación económica, no se produce en Mendoza algo que año tras año aporta muchos recursos a la provincia: los turistas. "Pésimo 2020, con abrupta caída en su actividad, y más notoria en el Gran Mendoza. El factor clave fue el covid y su cuarentena, que implicó no sólo restricciones para abrir “todos los días” hoteles y restaurantes, sino también aquellas para viajar. Mendoza es un lugar que recibe porcentualmente muchos extranjeros", dice el mismo informe sobre el sector. 

El desafío para los estados en medio de una crisis es ser facilitador, promover el desarrollo y la búsqueda de oportunidades. Lo que se ve por ahora, es una suma de hostilidades que desalientan. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?