Los malabaristas de las instituciones

Los malabaristas de las instituciones

El pedido de los gobernadores para suspender las PASO encontró eco, pero con adecuaciones. Analizan alternativas según la conveniencia. Una de ellas, de alto riesgo para la calidad institucional.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Entrar a un cuarto oscuro era agobiante. Montañas de papeles y nombres por doquier. Mitad en chiste, mitad en serio; la frase repetida era: "Todos somos candidatos y nadie sabe a quién elije". Las anécdotas en San Juan cuando regía la ley de lemas, una de las atrocidades que distorsiona la democracia, se repetían: en algunos pueblos había casi tantos postulantes como electores y algunos de ellos se quejaban porque en los escrutinios no tenían los votos "ni de sus familiares". La sola mención de que se analice aplicar en las próximas elecciones algo que se parezca a la ley de lemas para las elecciones de este año eriza la piel. Es que se trata de un mecanismo que vulnera la base de la representatividad y la libertad de elección. 

Los gobernadores presionaron, y desde el poder del Frente de Todos tomaron el mensaje, pero buscan adecuar el pedido para cambiar el cronograma electoral a su modo. Una de las alternativas que se mencionó parece tan rebuscada que asusta: votar en simultáneo en las primarias y las generales. Sería así, una ley de lemas acomodada. En ese sistema cada elector vota por un candidato dentro de un frente; pero todos los sufragios del sector se suman al candidato más votado. Una aberración del sistema electoral que se sigue aplicando en Santa Cruz y Formosa.

Clavijas y piruetas electorales

Según las fuentes consultadas por MDZ, desde el oficialismo nacional buscan despejar esa idea. "De ninguna manera habrá ley de lemas", aseguran. En realidad, en Argentina las herramientas electorales han sido usadas por quienes tienen el poder como lo hacen los malabaristas con sus clavijas; según convenga. Por eso la revisión del mecanismo electoral genera alerta: según la conveniencia, es el camino que se tomará. El malabarismo institucional no es una característica exclusiva del kirchnerismo ni mucho menos.

En Mendoza, por ejemplo, se han cambiado las reglas de juego en todas las últimas elecciones y hubo normas que jamás entraron en vigencia. El Gobernador no tiene posición tajante sobre la suspensión de las PASO. Sí las considera innecesarias para los casos en los que no haya competencia interna; algo difícil de trasladar a una ley que además exige que para calificar a las generales los partidos tengan al menos el 1,5% de los votos en las primarias.  

Cronograma electoral: entre manos y codazos

En el armado del cronograma electoral hubo intentos de alianzas impensadas y posiciones partidarias contradictorias. El ala dura de Juntos por el Cambio coincidía con el kirchnerismo en no modificar la ley. Hubo un intento de acercamiento que no se concretó. La Cámpora veía en las PASO una alternativa para disputar poder interno al PJ clásico en varios distritos, como ocurrió en Mendoza en 2019. Ahora eso cambió. En la alianza opositora dos gobernadores piden la suspensión de las PASO, mientras Cornejo y Patricia Bullrich exclaman lo contrario.

El menú de posibles cambios incluye, además de la ley de lemas adaptada, la posibilidad de postergar las primarias dos meses, en ese caso para que no coincidan las elecciones con el posible pico de la segunda ola de covid. 

En la provincia, lo más probable es que se vote en conjunto, es decir que no haya desdoblamiento. Pero la agregado que pueden tener los comicios locales es la doble elección reformista: por el sí y el no a la reforma de la Constitución y, de yapa, la de convencionales constituyentes, como quiere Suarez y como quedó redactado en el proyecto de ley enviado el año pasado. 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?