La vizzottista del Gobierno de Suarez, el plan canje en la reforma y el vacunagate que muestra que la miseria no tiene límites

La vizzottista del Gobierno de Suarez, el plan canje en la reforma y el vacunagate que muestra que la miseria no tiene límites

La nueva ministra de Salud, Carla Vizzotti, tuvo una visión dura sobre Mendoza y su manejo de la pandemia. Ahora es la "jefa" y en el Gobierno tiene a una aliada. Bronca en Cambia Mendoza por la "intromisión" de Cornejo en una interna. El PJ va por cargos en organismos clave.

MDZ Política

MDZ Política

La "vizzottista" mendocina en el Gobierno de Suarez

El cambio de conducción en el Ministerio de Salud luego del escándalo por la vacunación de privilegio generó un shock político. La nueva ministra, Carla Vizzotti, era la segunda del ministerio, pero en los últimos meses tenía a cargo gran parte de la conducción real de la cartera sanitaria. Y un área en particular: la vacunación. Por eso hasta viajó a Rusia para ultimar detalles. Vizzotti es especialista en el tema. Y en Mendoza tiene una aliada incondicional dentro del Gobierno que conduce Rodolfo Suarez.

La "vizzottista" número uno es Iris Aguilar, la responsable local del área de vacunación y que también tiene una carga de responsabilidad enorme porque coordina el plan en Mendoza. Ambas se conocen y han trabajado juntas antes de los cargos ejecutivos que tienen actualmente. Iris Aguilar y Carla Vizzotti son amigas personales y también tienen otros puntos en común. La actual jefa del área de inmunización no es radical, sino que tiene arraigo con el PJ, pero es reconocida y avalada por su tarea profesional en el Ministerio. 

Vizzotti ha venido a Mendoza varias veces, más desde que comenzó a planificarse la vacunación. Fue una de las funcionarias que enfrentó a Rodolfo Suarez el año pasado, cuando la Provincia presionaba para flexibilizar la cuarentena. La relación personal entre la nueva Ministra y la responsable de la vacunación en Mendoza puede entrar en tensión si crece la polémica política entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambios. Igual, quienes buscan poner sensatez al tema explican que ahora hay que ponderar el bien superior: que la vacunación se haga con armonía. 

El detrás de escena y un plan canje por la reforma

La pelea por la reforma de la Constitución dejó heridos dentro del PJ y del Gobierno. Y broncas cruzadas. Antes del bochazo del PJ al proyecto hubo tibios acercamientos y algunas señales que prometían un posible acuerdo. Incluso desde el Gobierno aseguran que el peronismo quería avanzar y hasta hablaron de sumar aportes al proyecto. Uno de ellos fue incorporar la posibilidad de que haya reelección para el Gobernador. Justamente Suarez había renunciado a esa chance y excluyó el tema del proyecto. Hasta hablaban de un trueque: permitir la reelección del Gobernador a cambio de sumar un período más a los intendentes. En el PJ niegan esa negociación. 

Lo cierto es que la reforma no sale y el Gobierno va a tratar el tema en el recinto, pero no en lo inmediato. Suarez y Anabel Fernández Sagasti cortaron todo diálogo productivo y hay un problema de base: la confianza. No se confían mutuamente y así vendrán tiempos complejos en la Legislatura y la política mendocina. 

Se vienen peleas por cargos

El diálogo político está roto en Mendoza y también se traslada a algunas instituciones que tienen gestión compartida. Una de ellas es la Inspección General de Seguridad. Ese organismo es el encargado de controlar a la policía, a los penitenciarios y también auditar la gestión del área. Por ley, debe estar integrada por un presidente y dos vocales que deben ser propuestos por la oposición. Allí el PJ reclama un lugar. 

Pero no es el único. Hay otros organismos del Estado que por ley o "tradición política" eran conformados por los partidos políticos con representación legislativa. En los últimos años Cambia Mendoza se quedó con todo, según entienden en el peronismo. Y por eso reclaman negociar. 

Broncas en Cambia Mendoza

A pesar de que Juntos por el Cambio se empeña en demostrar su unidad interna, detrás de las sonrisas de las fotos se esconden estrategias que en más de un caso los tienen enfrentados. En Cambia Mendoza ocurre algo similar. A pesar de que la visita de Patricia Bullrich sirvió para que existan imágenes de unidad, también expuso rispideces internas en torno a las elecciones del PRO. Aunque nadie diga nada -al menos públicamente- existe un malestar profundo en algunos dirigentes del PRO con el diputado Alfredo Cornejo. En concreto, aseguran que el presidente de la UCR está jugando fuerte con una de las listas que se presentarán a elecciones y lo han tomado como un intruso en casa ajena.

En ese contexto, la foto que se sacó junto a Patricia Bullrich y la diputada Hebe Casado tiene una connotación que los que están en el juego no pasaron desapercibida.

Pasaron todo límite: descuidaron el valor superior de la salud

La pandemia sorprendió al mundo entero y a más de un año instalada, sigue causando daño económico, restringiendo la vida habitual social y ocasionando la muerte diaria de miles de seres humanos. El fenomenal avance científico y tecnológico, posibilitó que en tiempo récord hayan varias vacunas aprobadas de emergencia por la OMS y con eficacia para evitar, en principio, que el virus cause enfermedad grave o provoque la muerte. Es un don y un tesoro aún escaso y muy demandado por todos los países.

En Argentina hemos transitado, alrededor de la obtención de la necesaria y deseada vacuna, por las diferentes etapas del desvarío y bochorno de gestiones al que nos sometemos hace bastante tiempo. El primer eslabón del despropósito fue el “relato engañoso y épico”. Para esta época más de veinte millones de vacunas iban a estar disponibles para los sectores esenciales y más vulnerables. Ya están aseguradas más de 50 millones de dosis, nos han repetido con insistencia. La puesta en escena del éxito para enfrentar la pandemia incluyó el despegue “heroico” de un avión que despegaba, volaba a Moscú y aterrizaba con un lote de SputnikV. Como si se tratara de un vuelo a Marte.

Ante la ausencia de la cantidad de dosis anunciada, entramos en la segunda etapa. El deslinde de toda responsabilidad propia. La
causalidad fue trasladada inmediatamente a los sectores antivacunas, los laboratorios con exceso de ambición, la oposición irresponsable y los males del mundo que nos combaten con saña y persistencia. Intertanto la militancia política de La Cámpora y de varias organizaciones sociales, en las esquinas de los pueblos alentaban a los ciudadanos a vacunarse y los anotaban en listados propios. Una tarea propia sólo del Estado, que amerita una logística y una profesionalidad difíciles y exactas.

Relato y aprovechamiento político. El bochorno de la vacunación VIP llevó la situación a un nivel indeseado y muy peligroso. Tocaron la salud de los ciudadanos. Todas las vacunas que indebidamente recibieron amigos, políticos, funcionarios, empresarios, diputados y concejales y jóvenes militantes que se mostraban haciendo la V de la victoria mientras eran inoculados, no fueron recibidas por el personal sanitario esencial ni por los sectores más vulnerables. Algunos de ellos, de haber sido vacunados podrían haber evitado procesos de gravedad y sufrimiento e incluso consecuencias no solucionables. Pasaron desde la impunidad absoluta todo límite; no cuidaron el valor máximo de la salud humana.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?