Se acabó la paz: el motivo por el que el kirchnerismo pidió castigar a peronistas díscolos

Se acabó la paz: el motivo por el que el kirchnerismo pidió castigar a peronistas díscolos

La relación dentro del peronismo está en un punto de máxima tensión por un tema puntual que no avanza en el Congreso. Desde el kirchnerismo duro le han puesto nombre y apellido a los "traidores" que no apoyan la gestión.

MDZ Política

MDZ Política

Luego de que el senador Oscar Parrilli asegurara que hay "cómplices" del macrismo dentro del peronismo y los acusara de ser los responsables de frenar la reforma judicial, se inició una verdadera caza de brujas en el Frente de Todos. Sin embargo, los reflectores terminaron apuntando a los legisladores que responden al gobernador de Córdoba Juan Schiaretti y a Roberto Lavagna.

“Hay algunos legisladores aliados nuestros que hasta ahora no dan el ok para sancionarla y con esto están siendo de alguna manera cómplices con el macrismo en mantener un procurador fiscal absolutamente irregular, macrista y que lleva adelante esas políticas y que permite que este lawfare siga vigente”, había expresado Parrilli en relación al freno a la reforma judicial.

En el kirchnerismo no están contentos con el tratamiento VIP que recibe Schiaretti frente a quien en ocasiones el Frente de Todos tiene que ceder para sumar sus votos. 

Pero la lista de cómplices y traidores es más amplia y apuntan también al lavagnismo: Graciela Camaño, ‘Topo’ Rodríguez y Jorge Sarghini. La diputada Camaño cree que es necesaria una reforma judicial, pero sostiene que debe hacerse por consenso y no a pedido de un sector político. 

Más allá de las fuetes declaraciones incluso de Alberto Fernández a fin de año instando a los diputados a aprobar el proyecto y los dichos de su ministra de Justicia, Marcela Losardo no hubo acciones concretas para avanzar con la reforma. Tampoco con la reforma del Ministerio Público Fiscal.

Si el oficialismo tuviera asistencia perfecta en una eventual sesión para tratar ambas leyes, sólo alcanzaría 122 votos a favor, insuficiente incluso para reunir el quórum y arrancar la sesión. En concreto, al oficialismo le faltan siete diputados para llegar a los 129 legisladores que exige el quórum.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?