Legislativas 2021

El motivo por el cual el Frente de Todos cree que empieza a crecer y se siente aliviado

La mayoría de los dirigentes "pianta votos" que tiene en su interior el Frente de Todos se llamó a silencio y eso le produjo mucha tranquilidad en la última parte de la campaña, más allá de los problemas con el dólar, el control de precios y las aún no resueltas diferencias internas.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare miércoles, 3 de noviembre de 2021 · 21:21 hs
El motivo por el cual el Frente de Todos cree que empieza a crecer y se siente aliviado
Foto: Twitter Victoria Tolosa Paz

El catalán Antony Gutiérrez Rubí, el nuevo coordinador de la campaña del Frente de Todos, pudo haber tenido los tres o cuatro días más tranquilos desde que se hizo cargo del "Sí", al comprobar que "los ultras", que otros califican "locos", no emitieron opinión ni confrontaron con nadie durante casi una semana. 

Sergio Berni, Aníbal Fernández, o el propio presidente Alberto Fernández de viaje, entre otros, estuvieron callados, guardados y acompañando el pedido de "parar, por lo menos, con los goles en contra", así la gente "puede empezar a escuchar las buenas noticias por la cantidad de viajes vendidos o mejoras en los ingresos a través del alivio fiscal o los aumentos de varias paritarias", según reveló uno de los encuestadores que más trabaja en la cotidianeidad oficial. 

El sábado será una muestra de la última parte de la campaña. En Merlo, dándole un nuevo respaldo a Gustavo Menéndez, que fue el que presentó por primera vez las fórmulas que terminaron gobernando la Provincia y el País, todos los referentes del Frente de Todos, incluidos presidente, vice y el ex presidente boliviano Evo Morales, esperan dar otra imagen a la opaca y difusa brindada en Morón. 

Tal cual adelantó MDZ hace unos días, por diferentes vías, el oficialismo pretende recuperar medio millón de votos. Al plan "platita" se le suma el rastrillaje, planilla en mano, para conseguir convencer a los que no votaron en septiembre que vayan a hacerlo y que lo hagan por el Frente de Todos

También presumen que un porcentaje no establecido de gente que votó por algún partido de izquierda ahora vuelva al frentetodismo ante "la posible vuelta del macrismo". Por su parte, varios intendentes, que potencian su campaña local, activan cortes de boleta entre los deudos de las PASO de Juntos para así, por lo menos, conseguir mayor volumen para su lista local. 

"Si logramos que los que nos votaron en contra por lo menos terminen acá en el cuerpo distrital, es muy posible que alguno meta la boleta completa y bingo", se entusiasman. 

Un importante referente del Frente de Todos aceptó que en el espacio "reina el pesimismo" y eso hace que "los análisis hablen siempre del después de las elecciones. Pero la verdad, que si trabajamos como se debe, podemos hacer que el final no sea dramático ni mucho menos".

"Lo importante es que la sociedad se de cuenta que escuchamos el grito que nos dieron. Fue un bife para que reaccionemos", dijo esperanzado aunque cauto, porque "siempre tenemos que rogar que ninguno se mande alguna". Justo en ese momento, la diputada Fernando Vallejos, que calificó de "okupa" al presidente Fernández y anticipó mucho de lo que dijo Cristina Fernández de Kirchner en su carta, se la vio sonriente al lado de Roberto Feletti, el nuevo secretario de Comercio Interior y, las vidrieras de las casas de cambio ya ponían el dólar a $199 pesos.

Otro consultor que ya reniega de su trabajo porque no quiere quedar pegado con aquellos que "antes de las elecciones decían que el Frente de Todos ganaba por cuatro o cinco puntos y ahora dicen que pierden por diez", sostiene que es el oficialismo el que más tiene para crecer en las futuras elecciones, al revés de lo que sucedió siempre entre las PASO y la general, donde Cambiemos o Juntos por el Cambio creció mucho más. 

Algo de razón tiene. El 12 de septiembre pasado, cuando en La Plata, Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Daniel Gollán y otros festejaban, desde el búnker de Chacarita gastaban los dedos para avisar que no podían hacerlo. Pero, para mayor sorpresa, estos mismos analistas oficialistas recibían llamados desde las usinas de campaña de Juntos de la Provincia porque algo no cuajaba. Mientras que en las bocas de urnas previas se daban derrotados por cinco puntos, las trescientas mesas testigos le auguraban una victoria tal cual se dio finalmente. 

"Por eso, no sea cosa que empiecen a festejar pero luego se tengan que bajar del escenario", exclama el analista que miraba datos junto con este periodista.

Archivado en