El motivo por el que Ernesto Sanz se ilusiona de cara a las elecciones del 2023

El motivo por el que Ernesto Sanz se ilusiona de cara a las elecciones del 2023

El exsenador nacional realizó una radiografía sobre el resultado electoral del 14 de noviembre y el peso que tuvo la UCR puertas adentro de Juntos por el Cambio. Reconoció cuál es la principal ventaja del frente opositor pero al mismo tiempo identificó su mayor debilidad.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Lo primero que aclara el referente radical Ernesto Sanz sobre el resultado del 14 de noviembre es que no se trata de una imagen sino de una película. Es decir, el triunfo de Juntos por el Cambio es fruto de un proceso. En este sentido, el exsenador nacional destacó el peso que tuvo la UCR en gran parte del país y explicó por qué las perspectivas de cara al 2023 son alentadoras. Siempre y cuando se logre proteger el talón de Aquiles de la alianza opositora.

"Es mucho mejor el panorama que tenemos ahora al que teníamos en 2015, aún con todos los riesgos que hoy existen", señaló. "Cuando se fundó Cambiemos había un solo candidato a presidente, y te lo dice alguien que salió a competir. En realidad con Carrió (Elisa) pensamos dar la paso para fortalecer al sector pero el candidato real era Mauricio Macri. Ahora la situación es distinta. Tenes muchos candidatos, en todos los partidos. Dos o tres en el PRO; tres o cuatro en la UCR. Eso es muy valioso y positivo", expresó Sanz.

Sanz junto a Mauricio Macri y Elisa Carrió.

Sin embargo, al mismo tiempo reconoció que eso también encierra una debilidad que deberán administrar de la mejor manera si quieren llegar al 2023 con chances reales de vencer al Frente de Todos. "Es un riesgo, porque hay que administrar eso para que sea una competencia por la positiva y no una hoguera de vanidades. Pero es un dato muy valioso. Ojalá lleguemos al 2023 con una gran PASO de varios candidatos o con dos fórmulas. Hay varias figuras y me parece muy bueno", reflexionó.

En diálogo con MDZ Radio, Sanz subrayó la palabra "equilibrio" como la principal reflexión del domingo. Tanto a la hora de leer la situación política nacional como la puja de fuerzas dentro de Juntos por el Cambio.

"Hoy hay una sola oposición en la cancha y eso hace que el sistema político en Argentina esté equilibrado. Para adentro de Juntos por el Cambio también es la palabra clave. Cambiemos nació en 2015 con un evidente desequilibrio a favor del PRO fruto de la realidad ya que el PRO era un partido en franco ascenso con los tres principales candidatos en sus filas: a presidente, a gobernador de Buenos Aires y jefe de Gobierno. Pero seis años más tarde el equilibrio es distinto, porque el que viene en ascenso es el radicalismo fruto de un proceso de renovación dirigencial, de mucha territorialidad y en un fenómeno nuevo que es el radicalismo de la provincia de Buenos Aires", subrayó.

Es en el último punto en el que pone el acento el referente de la UCR. Sobre todo, porque es un camino que empezó a transitarse hace un par de años cuando se puso el foco en construir fortaleza en el AMBA. "Yo creo que desde hace un par de años el radicalismo en general advirtió que debíamos poner empeño en la provincia de Buenos Aires. Es una visión que abarca a la política en su conjunto, porque nos guste o no, el crecimiento demográfico y de volumen que ha tenido en los últimos 25 años la provincia de Buenos Aires ha deformado la realidad de la Argentina. Al punto que hoy la política pasa por lo que pasa en la provincia de Buenos Aires. Si uno quiere modificar ese esquema de cosas debe hacerlo desde ese lugar", reconoció.

El primer paso en ese camino fue dirimir la conducción del radicalismo bonaerense en las internas del mes de marzo, en las que votaron más de 130 mil afiliados. "Eso permitió una fuerte renovación con nuevos liderazgos", manifestó y dedicó elogios al joven titular de la UCR en provincia de Buenos Aires, Maximiliano Abad. "Es un nombre que va a sonar muy fuerte a nivel en los próximos años", adelantó.

Otro factor que entiende ha sido fundamental para conseguir equilibrio de fuerzas dentro de Juntos por el Cambio fue traer un candidato de afuera de la política como Facundo Manes. "La otra gran decisión que se tomó fue ir a competir en las PASO, lo que permitió sumar votos de Diego Santilli y Facundo Manes para tener un volumen y un protagonismo diferente en las elecciones generales", remarcó.

Facundo Manes junto a Diego Santilli.

Ese ejemplo sirvió también para que Sanz profundizara en otra palabra que entiende es ineludible: madurez. Concretamente, la capacidad de ir a PASO en 17 jurisdicciones con más de un candidato y lograr que después de las primarias se unan fuerzas sin que queden heridos en el camino.

"El radicalismo debe ser el único partido que ha sabido aprovechar las PASO. En el gobierno el partido que gobierno no las usa porque afecta a la gobernabilidad y cuando sos oposición tenés miedo a que la confrontación lleve a la pérdida de capital. El radicalismo decidió correr el desafío. En 17 de 24 distritos hubo PASO. En muchos de ellos el radicalismo fue protagonista. Al final no hubo un resultado negativo en términos de rupturas. Al contrario, hubo más cohesión, apertura, nuevos liderazgos, electorados que antes no se tenían y se han podido captar", concluyó.

Por último, destacó la importancia de que la oposición se muestre unida como opción de gobierno y subrayó que es una gran diferencia con procesos anteriores. "Si no existiera una sola oposición como Juntos que capitalice la derrota del gobierno, estaríamos en una situación similar a la del 2009 y el 2011. En 2009 el gobierno perdió con contundencia -recordemos el triunfo de Francisco De Narváez- pero la oposición estaba atomizada. En 2011 Cristina Fernández de Kirchner ganó con el 54% contra siete candidatos de la oposición. De esa forma es imposible construir, se necesita equilibro para que haya alternancia y controles mutuos", expresó.

En relación a la posibilidad de que Avanza Libertad venga a romper ese "equilibrio" entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio dijo que a título personal considera que el fenómeno liberal tuvo un volumen electoral mayor por tratarse de una elección de medio término. "Creo que no va a tener el mismo volumen de cara a una elección presidencial. Así como las ideas liberales pueden ser las mismas de siempre, las conductas de Javier Milei y José Luis Espert de cara a una elección presidencial no creo que tengan muchos votos", finalizó al tiempo que dijo que además de ello espera que en 2023 Juntos por el cambio pueda representar "a la inmensa mayoría de los argentinos que quieran un país normal y serio sin que haya ninguna fuga" de votos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?