Máximo Kirchner y Axel Kicillof, a los gritos y cada vez más lejos

Máximo Kirchner y Axel Kicillof, a los gritos y cada vez más lejos

Otra fuerte discusión se dio en el búnker del Frente de Todos en Chacarita y nuevamente Máximo Kirchner fue protagonista. A diferencia de lo que sucedió en las PASO, que la había iniciado Sergio Berni, ahora fue el diputado nacional el que fustigó a Axel Kicillof.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Los gritos que Máximo Kirchner le profería a Axel Kicillof, con algún improperio de por medio, se escuchaban fuera de la oficina en la que estaba la "comandancia suprema" de la Provincia de Buenos Aires en Chacarita, la noche de la elección.

Parece ser una costumbre del hijo de los dos presidentes estar alterado o prefiere siempre entrar en discusiones directas, lisas y llanas, con quien no piensa o hace lo que él cree que hay que hacer. En las PASO, la agarrada fue con el ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien fue, en ese momento, el que comenzó la discusión.

La mirada híper crítica que Kirchner tenía y tiene sobre el Gobierno provincial sólo era contenido por el protectorado que su madre siempre tuvo sobre Kicillof, a quien pretendía como presidente de la Nación una vez terminado el mandato de Alberto Fernández, otro "atendido" por el hijo de los dos presidentes y, en este caso, Cristina Fernández de Kirchnertambién. 

Dos de los más importantes referentes del Frente de Todos presentes en ese momento en el mismo lugar no sabían cómo hacer para frenar la discusión, que casi no era tal, ya que los reproches surgían siempre de un lado hacia el otro. El gobernador casi no habló, o trataba de dar su punto de vista cuando el otro tomaba aire. 

Kirchner, Sergio Massa, Martín Insaurralde, y la mayoría de los intendentes tienen más que un reproche sobre el accionar del gobernador, a quien siguen viendo más que rígido y poco empático con lo que "se está poniendo en juego". En su momento, tronaron las críticas que le formuló el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, uno de los que más públicas hizo sus apreciaciones. Su excelente relación con Kirchner hace que algunos suponen que sus críticas ya habían sido escuchadas por el presidente del bloque de la Cámara de Diputados. 

Tras la derrota de las PASO, Kicillof no tenía intenciones de hacer ningún cambio, como tampoco lo creía conveniente hacer con el propio Alberto Fernández. Sin embargo, al presidente le "llovieron" las renuncias mientras que el gobernador hizo que se la presentaran para luego no aceptarlas.

Sin embargo, fue tal la presión política que recibió y que su jefa también escuchó que fue la propia vicepresidenta la que lo citó a Santa Cruz para que introdujera cambios en su equipo de trabajo. Fue así que se incorporaron, el domingo 21, Insaurralde a la jefatura de Gabinete, Leonardo Nardini, a Infraestructura, y Cristina Álvarez Rodríguez, a Gobierno. 

Ya aparecieron las pintadas de Diego Santilli gobernador 2023. ¿Con cuál responderá el kirchnerismo extremo de la Provincia? ¿Con la de Máximo o la de Insaurralde? El tiempo dirá... 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?