El jefe de Gabinete vuelve a su provincia y espera por Alberto, con un desafío de alto riesgo

El jefe de Gabinete vuelve a su provincia y espera por Alberto, con un desafío de alto riesgo

Juan Manzur viajó a Tucumán y recibirá este lunes al Presidente. El objetivo: conquistar a uno de cada dos electores.

Redacción MDZ Online

Luego de tres semanas de anuncios y de reacomodamientos en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, aprovechó el fin de semana largo para regresar a Tucumán. A las puertas del inicio de la campaña “fuerte” y de cara a las generales del 14 de noviembre, el ministro coordinador sabe que en su provincia se plantean un fuerte desafío electoral. Y las próximas horas serán clave para definir la estrategia en el sexto distrito norteño.

En su suelo natal, Manzur no sólo tuvo la oportunidad de reencontrarse con sus afectos. Además, se espera que mantenga un nuevo mano a mano con su sucesor y ex rival en la interna local del Frente de Todos, Osvaldo Jaldo. Juntos, deberán afrontar una agenda cargada este lunes, cuando reciban la visita del jefe de Estado, Alberto Fernández.

Este jueves, Jaldo expresó su confianza en que habrá anuncios de relevancia para los tucumanos. “Cada vez que vino, el Presidente nunca lo hizo con las manos vacías”, aseguró el gobernador interino. Además, detalló que la agenda oficial prevé un recorrido por emprendimientos que financió el Gobierno nacional, como una fábrica de dulce de batata ubicada en la localidad de Simoca y una empresa dedicada a la cría de cerdos en La Cocha, al sur de la provincia. “Tenemos muchas expectativas”, agregó.

Alberto Fernández, Manzur y Jaldo habían estado juntos esta semana en la Casa Rosada. El gobernador interino de Tucumán había viajado con todos los funcionarios clave del Ejecutivo provincial para reunirse con el jefe de Gabinete y con los ministros de la Nación. Luego, los tucumanos habían mantenido una charla con el jefe de Estado.

En estos últimos seis meses, Manzur y Jaldo se habían convertido en acérrimos rivales. Sucede que al ahora jefe de Gabinete no le quedan más chances de reelección, y su dos veces compañero de fórmula había comenzado a avanzar con su plan para sucederlo más allá de 2023. Las tensiones habían llegado a tal punto que se enfrentaron en las PASO del 12 de septiembre. Entre ambas listas, Manzur y Jaldo obtuvieron el 50% de los votos en Tucumán. Y, ahora, ese es el principal desafío que se plantea el Frente de Todos en la provincia del jefe de Gabinete.

Esta semana, el gobernador interino insistió con que el objetivo del oficialismo en Tucumán es igualar o superar dicha marcha. Será un objetivo difícil de cumplir, teniendo en cuenta que Manzur y Jaldo pusieron “toda la carne al asador” para las internas, cuando uno y otro buscaban sacarse de la pista de carreras. Incluso, la entrega de subsidios estatales a días de los comicios y la supuesta compra de votos con dinero en efectivo fueron dos de los hechos que motivaron denuncias y reclamos en las PASO de Tucumán.

Ahora que están otra vez juntos, el jefe de Gabinete y el gobernador interino comparten la misma meta: que al menos uno de cada dos electores tucumanos vote por el Frente de Todos, para así ofrecerles un resultado positivo a Alberto y a Cristina Fernández en un contexto nacional complejo para la alianza gobernante.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?