Cargos abiertos

Dos vacantes claves en la Justicia y la necesidad de un consenso político

Se trata del cargo de Procurador General interinamente a cargo de Eduardo Casal y ahora el de la Corte Suprema con la salida de Elena Highton de Nolasco desde el 1 de Noviembre.

Lourdes Marchese
Lourdes Marchese miércoles, 6 de octubre de 2021 · 09:06 hs
Dos vacantes claves en la Justicia y la necesidad de un consenso político

La política y la Justicia no pasan por su mejor momento, la sociedad descree de ambas. Hasta ahora la política no ha podido nombrar un procurador, no lo pudo hacer Mauricio Macri cuando propuso a Inés Weimberg de Roca y hasta el momento tampoco pudo Alberto Fernández imponer a su elegido, Daniel Rafecas

En la Corte si bien el expresidente quiso ubicar por decreto a Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, debió esperar la votación del Congreso que los validara. Hay expectativas sobre quién podrá reemplazar a Highton de Nolasco que dejará su cargo de jueza a los 78 años a fin de mes. Todos coinciden que debería ser una mujer. Con su partida quedan cuatro hombres a cargo del Máximo Tribunal

Con la salida de la jueza el interrogante es quién gana y quién pierde. No hay una respuesta clara aunque es cierto que al Gobierno se le escapa una aliada, ya que con la jueza saliente mantenía un buen vínculo. Varios nombres aparecen ya como posibles candidatas, pero sin certezas. Hay quienes dicen que podría ser alguna de las juezas que participaron en el equipo consultivo de cara a la reforma judicial como Marisa Herrera, Carmen Battaini, Inés Weinberg de Roca, Hilda Kogan o Claudia Sbdar. Y sobrevuela la idea de ampliar el número de ministros, aunque de momento está descartado. 

En el contexto actual, con las elecciones generales a desarrollarse en noviembre, está claro que las vacantes serán tratadas con posterioridad. Si el resultado de las PASO se repite, el Frente de Todos deberá lograr consensos tanto para el cargo de procurador como para el de ministro de la Corte.

Demás esta decir que a Rafecas no fue la oposición la que lo dejó en stand by sino el propio oficialismo, y además el mismo magistrado es quien se opone a la modificación de la metodología de elección del cargo al que fue propuesto.

Hasta ahora se necesitan los dos tercios y la modificación pretende imponerlo por mayoría simple.

No será una tarea fácil para ninguno de los espacios lograr este acuerdo. Como están las cosas actualmente, todo puede seguir funcionando. Desde el oficialismo cuestionan al procurador interino pero ya han pasado dos años de la asunción de la fórmula Fernández-Fernández y nada ha cambiado. La Corte como está con 4 integrantes puede seguir trabajando si los jueces se ponen de acuerdo a la hora de tomar decisiones claves, y si no lo hacen o si hay un empate o yendo más lejos si hay algún magistrado que se excuse de entender en algún proceso, nada cambia, ya que ante estas situaciones hay jueces que pueden suplirlos como fue el caso Farmacity que meses atrás se resolvió con los votos de dos magistrados que no son del Máximo Tribunal

Entonces nuevamente recae sobre la política la obligación de ponerse al hombro la elección de nombres para la justicia que sean acreedores de la confianza de los dos espacios políticos más fuertes que son los que en definitiva van a lograr el consenso necesario para que los votos estén y se pueda aprobar en el recinto a quienes ocuparán los cargos vacantes. No será hoy y tampoco será fácil sobre todo para un presidente que a todas luces ha perdido fuerza y que puertas adentro tampoco tiene el apoyo necesario.

Archivado en