Reclamos a Kicillof por el inminente cierre de una escuela

Reclamos a Kicillof por el inminente cierre de una escuela

Se trata de la secundaria n° 38 de la ciudad de Mar del Plata, que se quedó sin un lugar físico en donde desarrollar sus actividades: en 2019, los propietarios del edificio en donde funcionaba decidieron no renovar el alquiler porque el monto que ofrecía la provincia era insuficiente.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

En pleno centro marplatense, a metros del Casino y frente a la Plaza del Milenio, en las puertas del Centro de Formación Física n° 1, se despegó una fuerte protesta por parte de la comunidad educativa de la Escuela Secundaria n°38, dependiente de la provincia de Buenos Aires, que le reclama a la Dirección General de Escuelas que les asegure un edificio a los cuatrocientos alumnos y cien profesores que, de manera provisoria, están utilizando las aulas del Centro de Formación Docente n° 84.

Marcelo Basso da clases en dicha institución, y en una entrevista con la FM 99.9 de Mar del Plata aseguró: "Estamos en una situación en donde una escuela con 430 estudiantes y 3 divisiones de cada curso no tiene edificio. Estamos preocupados porque esto viene de muchos años, y no se resuelve. Estamos impedidos de inscribir nuevos estudiantes y, de no resolverse de forma inmediata, la escuela está en vías de extinción".

En relación a la incomodidad que implica estar dando clases en un lugar prestado por otra institución, y en un edificio en donde, además, también funciona el Centro de Formación Física n° 1, Basso puntualiza: "Hay aulas muy lindas, pero apropiado, no es. Tenemos contacto con adultos que van y vienen por el edificio, estamos como a 100 metros del baño, no tenemos aulas suficientes porque nos faltan dos, y vamos rotando semanalmente, y hay dos cursos que no tienen que venir. Estamos con un montón de problemas además de que estas aulas en las que estamos de prestado, son solamente hasta diciembre".

Todo esto lleva a que, en definitiva, esté en riesgo la matrícula 2022, ya que, ante la precariedad de la situación y la absoluta falta de respuestas por parte de la gestión de Axel Kicillof, muchos padres hayan decidido inscribir a sus hijos en otros establecimientos escolares. "Hay chicos que van pidiendo el pase ante esta inseguridad. La Dirección General de Escuelas es responsable y, en última instancia, es el Ministerio de Educación de la Provincia. Hace cinco años que venimos pidiendo respuestas, y no tuvimos comunicación oficial alguna. Se nos dice verbalmente que hay gestiones, pero no pasa nada", relata, apesadumbrado, el docente.

Detrás de los anuncios al respecto de financiar viajes de egresados, o de darle dinero a los jóvenes para que gasten en actividades culturales, es evidente que no hay una política estructural que le dé, a la comunidad educativa de la provincia de Buenos Aires, lo mínimo exigible: edificios seguros en donde desarrollar su actividad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?