El duro destino que sufrirían Máximo Kirchner y La Cámpora después de noviembre

El duro destino que sufrirían Máximo Kirchner y La Cámpora después de noviembre

Más allá de lo que suceda con los resultados de las próximas elecciones de noviembre, no son pocos los espacios que integran el Frente de Todos que quieren sacarse de encima a la agrupación liderada por Máximo Kirchner.

MDZ Política

MDZ Política

Más allá de lo que suceda con los resultados de las próximas elecciones de noviembre, no son pocos los espacios que integran el Frente de Todos que quieren sacarse de encima a La Cámpora, una de las agrupaciones kirchneristas que más creció en los últimos años gracias al beneplácito de Cristina Fernández de Kirchner.

En el gobierno de Alberto Fernández, la agrupación liderada por Máximo Kirchner sumó un poder inusitado: además de legisladores y funcionarios de segundas y terceras líneas, militantes de La Cámpora han alcanzado puestos ministeriales, de organismos descentralizados e intendencias, lo que les permite garantizar un gran poder territorial para disputarle incluso el control del peronismo a las estructuras tradicionales del PJ, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

Este crecimiento precisamente es lo que molesta a numerosos actores dentro del Frente de Todos y que después de los comicios legislativos intentarán cambiar rotundamente.

El periodista Fernando Carnota explicó anoche en el programa +Voces, del canal LN+, que "la tensión que habrá después del 14 de noviembre en el Frente de Todos se dará en la derrota o en la victoria", ya que "hay decisión de varios gobernadores, intendentes e incluso algunos sindicalistas de tratar de correr a La Cámpora del poder".

Máximo Kirchner será ponderado como el mariscal de la derrota si el Frente de Todos vuelve a perder las elecciones.

"Primero, le echarán la culpa a La Cámpora de la derrota en el territorio, y tratarán de sacarle todas las cajas importantes como Anses, Pami, IOMA y otras", anticipó en lo que sería una jugada riesgosa contra la agrupación privilegiada de Cristina. De hecho, justamente ese favoritismo de la vicepresidenta es lo que podría frustrar los planes de gobernadores e intendentes: "Pero será difícil porque podrían generar una pelea que Alberto Fernández no está dispuesto a entablar con Cristina Fernández de Kirchner", añadió Carnota.

En tanto, desde el camporismo no están resignados a dejarse pasar por encima e incluso redoblan la apuesta. Según comentó el periodista Mariano Spezzapria en el programa La Trama del Poder, en La Cámpora "dicen que Alberto Fernández no inspira el miedo que inspira Cristina Kirchner en su formato de liderazgo, y le reprochan no haber ido al acto del 17 de octubre en la Plaza de Mayo", donde el presidente fue ampliamente criticado por oradores como Hebe de Bonafini y Amado Boudou.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?