Berni y una instancia definitiva: seguir, renunciar o ser renunciado

Berni y una instancia definitiva: seguir, renunciar o ser renunciado

Cristina Fernández de Kirchner está analizando si continua o no Sergio Berni como ministro de Seguridad de la Provincia. Axel Kicilof lo respaldó hoy pero la ola de asesinatos en el Conurbano y medidas de fuerza de la policía lo ubican en un lugar más que incómodo, casi sin otros respaldos.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, podría renunciar o ser obligado a hacerlo antes del fin de semana como un hecho más para demostrar que "el gobierno está escuchando y tomando nota de todo lo que está pasando", a pesar que hoy a la tarde, en Olavarría, se mostró en una entrega de patrulleros junto con el gobernador Axel Kicillof.

Hoy a la mañana, uno de los pocos que siguen los números diariamente en la Provincia, expuso el dilema en el que se encuentra el oficialismo porque "es el funcionario que mejor imagen tiene" aunque "su desempeño sea malo".

Si bien la única persona que autorizará o no su relevo es la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, los dolorosísimos hechos de inseguridad que se produjeron hoy en varios puntos del conurbano bonaerense lo pusieron en la mira otra vez. "Claramente, es un funcionario que no funciona. Le valoramos su entusiasmo y predisposición, pero siempre se sobregira innecesariamente", le dijo a MDZ un intendente que tiene muchas quejas y, como se ve, alguna valoración positiva. 

Desde ayer la situación relacionada con la inseguridad está desbordada. Ninguno de los dos ministros, el provincial, Berni, y el nacional, Aníbal Fernández, parecen haber encontrado más respaldos que la propia fragilidad oficialista incapaz de pedir renuncias por el temor a las sobre actuaciones o incendios dialécticos. 

"No vamos a hablar. Seguramente habrá novedades pronto" dijo una de las fuentes más importantes del Frente de Todos, que también fue uno de los que reclamó, oportunamente, el pase al costado de Berni. 

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, podría renunciar o ser obligado a hacerlo

"Cuando estamos en la campaña, la gente no parece importarle lo que le decimos. Algunos se enojan porque están mal, nos insultan porque 'va a volver Macri' pero no le hablamos de los temas que los afectan. Nos damos cuenta, pero no podemos hacer mucho al respecto" reconoce un dirigente bonaerense ubicado en las antípodas de la campaña oficial pero que participa del andamiaje cotidiano de las actividades oficiales. 

"Todo lo tenemos que hacer es a prudente distancia, evitando el contacto directo y sólo con discursos. Sino empiezan a pasar cosas como las que sufrió Axel, el presidente o algunos intendentes", confió la misma fuente a MDZ. Gutiérrez Rubí, el hombre del SI, trabaja a destajo para que todos atiendan el nuevo sentido del mensaje oficial.

De cara a las elecciones generales, con números que hoy no ofrecen ninguna certeza siquiera de una aproximación a los porcentajes que obtuvo en el pasado el kirchnerismo sólo por su cuenta, que rondaban el 35% y 38% respectivamente, "creo que llegó el momento de tirar lastre y demostrar que queremos hacer lo que la gente quiere".

Durante todo el día, las redes sociales de las fuerzas de seguridad incentivaron el reclamo policial que se haría público el próximo viernes con trabajos a reglamento y aplausos en las puertas de las comisarías. La suma de todos los miedos haría que el gobernador, nuevamente, se vea obligado a tomar una decisión que no desea. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?