Alberto no buscará reelección, cansado de las "presiones" pretende una vida familiar con Fabiola

Alberto no buscará reelección, cansado de las "presiones" pretende una vida familiar con Fabiola

El presidente de la Nación se lo dijo a uno de sus habituales confidentes. No piensa seguir ni presentarse a un segundo mandato. Las peleas constantes, las mezquindades del espacio que intentó conducir y sobre el que convenció a Cristina Fernández de Kirchner que debía construirse quedó muy lejos.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Alberto Fernández ya se lo confesó a algunos amigos. “Este es mi primer y único mandato. Si todo sale bien, me voy a disfrutar del nene y de Fabiola”, quien espera familia. Así se acrecienta la visión que empezó a circular la noche del 12 de septiembre y que casi todos en el Frente de Todos sospechan que se repetirá en noviembre, con un resultado electoral parecido.

Inclusive ahora apareció el SI como eje de campaña. "Sólo falta SE PUEDE y estamos todos", ironizan

En muchos despachos de la Casa Rosada se vive un proceso similar al que vivió Mauricio Macri en 2019, tras las pérdida de las PASO. Tanto hace dos años como ahora hay similitudes. Ninguna encuesta los daba perdidosos y el día después empezó a gestarse un proceso de "terminar el mandato lo mejor posible". Inclusive ahora apareció el SI como eje de campaña. "Sólo falta SE PUEDE y estamos todos", ironizan.

“Sólo una victoria lo reposicionaría. Así y todo, no quiere seguir bajo las tensiones, presiones y agachadas (utilizó otra palabra) con las que convivió durante estos dos años”, agregó la misma fuente a MDZ.

En el oficialismo hay, ahora, dos rumbos predeterminados y apoyados por diferentes subgrupos de dirigentes, entremezclados, sin respetar procedencia previa o relación entre sí.

Para el tándem Sergio MassaMáximo Kirchner es “indispensable” reconfigurar todas y cada una de las acciones del gobierno, fundamentalmente las relacionadas con las áreas económicas y productivas.

Para el tándem Sergio Massa – Máximo Kirchner es “indispensable” reconfigurar todas y cada una de las acciones del gobierno

En cambio, otro sector piensa que “eso no llevaría más que a repetir lo que ya estamos sufriendo. Todo lo que esté relacionado con Máximo y su madre va camino a vía muerta”, explica un ministro que gestiona diariamente y escucha la desconfianza que genera aquel proyecto.

Uno de los nuevos funcionarios que llegaron tras los cambios de gabinete nacional y provincial trata, a pesar de la nueva campaña del SI, no escaparle al territorio. Y ahí toma nota que “la situación no viene bien”.

“No podemos delegar como si nada. No es lo mismo que estemos nosotros o nuestros delegados. A nivel nacional o provincial pasa exactamente lo mismo. Entonces, lo que tenemos que hacer ya es ponernos a trabajar para que lo que venga después del 14 de noviembre sea serio y consistente”, explicó.

A pesar de las versiones del fin de semana, sobre un supuesto distanciamiento entre los diputados Massa y Kirchner, “la relación está cada vez mejor. Saben que se necesitan y que juntos pueden convocar a muchos más de los que pueden cada uno por su lado”.

Sin embargo, el funcionario aceptó que “la única manera que tiene Sergio (por Massa) de reconstruir su imagen es estando en el Ejecutivo y no delegar en un ministro que lo represente”, en clara alusión a la posibilidad de que un hombre de su confianza como Martín Redrado asuma el Ministerio de Economía en lugar de Martín Guzmán.

Martín Redrado sonó fuerte cuando hubo cambios en el Gabinete de Alberto Fernández

Hoy, ninguno de los potenciales candidatos de hace dos años tiene un plus positivo con la sociedad. Ni el presidente ni su vice, ni el gobernador Axel Kicillof ni Massa ni Kirchner pueden demostrar que no están sufriendo una mala imagen social. Los hacen responsables, por acciones, decisiones o sólo por estar ahí.

“El único que puede salir de esa lógica es Fernández, pero para eso debe tomar una decisión que hasta ahora no tomó. Iniciar su propio mandato presidencial, sin auxilio ni consejos de Cristina Fernández de Kirchner”, recomendó un asesor nuevamente.

“El tema es que tampoco da seguridad de nada… Ni él ni su entorno, como denunció Cristina, dejan macanas por hacer. La clandestina de Olivos fue todita suya, como también las dudas al no tomar ningún tipo de decisiones en momentos claves o no tanto”, opinó a MDZ.

Juan Manzur trata de ayudar al presidente, como puede. Sabe que sólo podrá aportarle mayor orden a una gestión sin norte ni rumbo, donde los ministros hacían lo que querían y no coordinaban entre sí. “No sé por qué me atacan siempre a mí… Lo que no saben es que el día que yo me vaya de acá el que vendrá no será tan bueno”, decía, entre resignado y consciente, Santiago Cafiero en referencia de los dirigentes de La Cámpora que no lo quieren. El tiempo le dio la razón.

El peronismo, que cuando analiza su porvenir no razona igual que el kirchnerismo, sabe que no puede reformularse ni renovarse dentro del poder porque eso significaría un desastre institucional. “Lo único que queda es que los que están arriba se den cuenta que si perdemos todos juntos será muy difícil volver”, dijo un intendente que sabe que lo único que tiene seguro es su territorio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?