Axel Kicillof se cruzará con uno de los intendentes más críticos de su gestión

Axel Kicillof se cruzará con uno de los intendentes más críticos de su gestión

El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, recibirá hoy en la preinauguración de la Fiesta Nacional de la Flor, a Axel Kicillof. El gobernador, a quien criticó duramente desde la derrota electoral del mes pasado, estará antes en Almirante Brown, junto con Mariano Cascallares.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Parece que empezaron a tomar nota. Al Gobierno nacional se lo ve mucho más activo y en la Provincia, Martín Insaurralde está activando una agenda mucho más política con nosotros", deslizó un funcionario de mucha confianza del intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien hoy recibirá a Axel Kicillof en la previa de la inauguración de la Fiesta Nacional de la Flor.

A pesar de las insistente llamadas realizadas por MDZ, el jefe comunal no dio mayores detalles de esto que fue dicho por uno de sus pocos voceros autorizados. No se desmiente ni se afirma, pero algún camino a reencauzar las relaciones ha sido abierta. 

En medio de un estado paranoico y de desconfianza dentro del Frente de Todos, donde ya nadie se tapa la boca para decir cosas indecorosas de cualquier dirigente, Sujarchuk había sido noticia desde el día después de la derrota por sus expresiones en contra de las decisiones adoptadas por el Gobierno nacional y provincial e incluso afirmó que la elección de las PASO era "irremontable" de cara a noviembre. 

La paradoja se da porque cada solución adoptada despierta otra grieta o problema dentro del esquema oficialista. La llegada de un hiper activo Juan Manzur a la jefatura de Gabinete hizo que la posición de Sergio Massa como solución se haya desinflado bastante. Habrá que ver la elección del mes próximo, pero todo hace suponer que una nueva modificación ministerial abriría más heridas.

En el entorno camporista ya se empieza a trabajar fuertemente para que Martín Insaurralde, intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora y actual jefe de Gabinete bonaerense, ya empiezan a proyectarlo como sucesor de Kicillof, que todos saben que no lo quiere. El gobernador, tan o más golpeado que Alberto Fernández tras la derrota, se ha llamado a silencio y a mantener dos tipos de reuniones diferentes. Las de ocasión, para hacer que los escucha, con los intendentes y dirigentes ajenos a su entorno, y otro, más profunda, con sus antiguos amigos y funcionarios de la primera etapa de su Gobierno

El intendente de Escobar fue el que hizo público lo que muchos pensaban. Inclusive en junio de este año, en diálogo con MDZ había dicho que muchos errores de implementación en cuanto al combate de la pandemia fueron auto infligidos porque "nosotros teníamos la posibilidad de actuar con el diario del lunes en nuestras manos. Ya sabíamos lo que sucedía en Europa o en otros lugares". y había reclamado mayor apertura en los gobiernos nacional y provincial.

Máximo Kirchner, a quien ya empiezan a apodarlo "Mínimo", también nota que, paulatinamente, está perdiendo esa magia que le daba en relacionarse de manera puntual con muy pocas personas. Tal cual viene publicando MDZ desde hace varias semanas, mucho más tras la derrota, ya su mirada no es infalible y para conseguir sus objetivos necesita, irremediablemente, de la intermediación de su madre, la vicepresidenta, quien provocó los cambios de los gabinetes de Kicillof y Fernández

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?